Martes 23.04.2019
Asesoría jurídica online

La oferta de servicios jurídicos a través de internet

Hoy en día, muchos sectores de la sociedad se están encontrando de frente con una realidad que es difícil de eludir: prácticamente todo se está adaptando al mundo del internet, de alguna manera u otra

Desde ofrecer un producto o servicio específico para su adquisición a través de la web o incluso se llega hasta el punto de ofreciendo los mismos a través de una versión “web” (siendo la educación online el ejemplo más claro). El mundo jurídico no es una excepción y cada vez más despachos dan servicios por internet y realizan alianzas con otros despachos a través de la web que permiten expandir los horizontes del servicio a todo el territorio nacional, con énfasis en las áreas más requeridas, como: divorcio express (ofrecer velocidad en la web es esencial), abogados de accidente de tráfico y abogados de accidentes de Tenerife, ofreciendo un amplio rango de acciones y servicios.

El mundo jurídico no se ha visto exento de estos cambios como hemos comentado, ya que parte desde la posibilidad de poder encontrar casi cualquier cuerpo normativo y jurisprudencia en internet hasta la regulación legal dirigida a un uso consciente de la red. Sin embargo, el ejercicio de la abogacía en Internet tiene más complicaciones de las que una persona que no está en el ámbito jurídico se imagina. Pero, ¿son estas complicaciones totalmente determinantes?

Inconvenientes en el momento de ofrecer servicios jurídicos en línea

Los abogados y bufetes que deseen ofrecer sus servicios en línea, por lo general presentan dos grandes inconvenientes. El primero, yace en el hecho de que los servicios jurídicos no entran dentro de la categoría de una asesoría y asistencia “cualquiera”; se trata de una relación abogado-cliente que está basada en la confianza y la necesidad de un extremo profesionalismo. Ante esta perspectiva, el entorno web debe ofrecer un espacio en el cual el cliente se sienta confiado para revelar su información confidencial, además de la imperante necesidad de que la página o plataforma esté posicionada de manera beneficiosa en la web, debido a la necesidad de mostrar una imagen de profesionalismo traspasada al entorno digital.

El posicionamiento web no es una tarea sencilla, es un área de especialidad que requiere profesionales concretos para realizarse. El segundo radica en el hecho de que, si bien hoy día muchos tribunales y oficinas públicas ofrecen la posibilidad de realizar trámites y actuaciones online, el grueso de la profesión (al menos en lo referido al litigio), sigue siendo una tarea eminentemente presencial, evitando así que sea viable ofrecer una plataforma con servicios totalmente en línea.

¿Qué hacer al respecto?

Lo anterior no debe tomarse como un argumento para dejar de lado internet en el mundo jurídico, eso sería una falacia en la actualidad. Más bien, lo que se intenta dar a entender es que resulta necesario profesionalizarse en el ámbito de la asesoría jurídica online, o bien, acudir a despachos especializados en este ámbito, los cuales tienen distintos métodos para subsanar los inconvenientes.

Estos despachos solucionan los problemas anteriormente señalados mediante métodos efectivos de posicionamiento web que apelen al algoritmo de búsqueda de Google como principal aliado. Estos métodos incluyen, principalmente, un fortalecimiento de la imagen de marca en la red.

Comentarios