martes 15.10.2019
El 'streaming', los festivales y los impuestos

Netflix: la bronca de Cannes y el lío de los bonos falsos

Después de la controversia sobre las películas competidoras, la compañía de 'streaming' anuncia que no participará en el festival de cine francés

Netflix.
Netflix.

Tormentosas horas en Netflix. Dos noticias están conmoviendo la plácida vida de la compañía de streaming,

En primer lugar, la compañía decidió retirarse por completo del Festival de Cine de Cannes después del «exilio» del concurso de sus películas originales anunciadas por el director del evento, Thierry Frémaux.

El segundo: el gigante audiovisual habría sido acusado por algunos inversores de haber ofrecido bonos a los altos directivos para evadir impuestos.

La guerra con Cannes

Ted Sarandos, el jefe de contenido de Netflix, declaró recientemente en una entrevista exclusiva con Variety que la compañía no participará en la edición de 2018 del Festival de Cine de Cannes. ¿Por qué?

El año pasado ya hubo una controversia con el director del festival, el español, Pedro Almodóvar, en relación con la participación en la competición de dos producciones originales de Netflix - Okong de Bong Joon-ho y The Meyerowitz Stories de Noah Baumbach . El director del festival francés, Thierry Frémaux ha anunciado las nuevas reglas para este año. Solo las películas con distribución en los cines franceses tendrán acceso a la competencia principal del Festival.

Añadió que las películas cuya distribución sigue siendo eminentemente en televisión (de hecho en streaming) serían excluidas a priori de los premios y solo se admitirá su proyección fuera de concurso.

La respuesta de Netflix no se ha hecho esperar: "Queremos que nuestras películas estén a la par de las de cualquier otro director", explicó Sarandos, lo que motivó la retirada de Netflix del festival. Si se presentaran bajo las condiciones de Frémaux, serían "tratados de manera irrespetuosa".

Una declaración que escribe otra página de la historia, cada vez más compleja, de producciones audiovisuales contemporáneas divididas entre pantallas grandes y pequeñas.

El caso de las bonificaciones «amañadas»

Casi simultáneamente con la retirada de Cannes, se desata otro escándalo: algunos inversores de Netflix han informado que la compañía habría pagado bonificaciones "manipuladas" para sus altos directivos.

Como complemento de bajos salarios, se les otorgarían bonos económicos por completar con éxito objetivos que estarían "falsificados" porque eran demasiado fáciles de alcanzar.

La compañía norteamericana, Sistema de jubilación y apoyo de la ciudad de Birmingham ha denunciado que se informaba a los inversores de pagos gigantescos, con el argumento de que se trataba de logros de objetivos en términos de rendimiento, evadiendo de esta forma impuestos.

Hay que recordar que Trump ha aprobado una nueva ley que se refiere a los impuestos. La legislación permite ahora pagar a los altos directivos por completo independientemente del rendimiento de la empresa. Hace tres meses, Netflix habría cambiado el sistema por el cual asignaba bonos a su "gente clave", convirtiéndolos directamente en salarios.

Antes de eso, según la ley, las bonificaciones de un millón de dólares o más podían deducirse de los impuestos solo si los resultados del desempeño de la compañía eran "sustancialmente inciertos". 

Esta era la práctica de Netflixque  habría jugado sucio decretando objetivos de gran simplicidad. Afectados por las trampas están los salarios del mismo Ted Sarandos (doce millones de dólares, una cifra mucho mayor el año pasado) y Greg Peters, jefe de producto (seis millones de dólares, mucho más que en 2017).

Comentarios