miércoles 21/4/21

Estrella Digital

Mostradores curvos como solución elegante para recepciones ajustadas en espacio

Los mostradores curvos pueden ser una gran solución a tus problemas de espacio. En muchas ocasiones, las oficinas o recepciones de las empresas no cuentan con muchos metros cuadrados, lo que puede dificultar el proceso de diseño

mostrador ofitipo

Sin embargo, con un poco de imaginación y elementos que nos ayuden a optimizar el espacio que tengamos, podemos darle un toque diferente a cualquier lugar. En este caso, los mostradores curvos se presentan como objetos que pueden poner fin a tus quebraderos de cabeza.

Un nuevo negocio, una gran solución

Cuando abrimos un nuevo negocio, los problemas no paran de surgir. Aunque es algo a lo que debemos adaptarnos, pues es natural en el proceso, con todo lo que tenemos en mente, esto nos puede llegar a repercutir de forma negativa.

Una gran idea es comenzar por la entrada. La recepción es el primer espacio que verán nuestros clientes, por lo que debe ser sencilla, llamativa y muy limpia. Que no tenga muchos metros cuadrados no tiene por qué ser malo, sino todo lo contrario.

En este caso, elegiremos un mostrador curvo para continuar teniendo el mismo espacio a nivel interno, es decir, en el puesto de trabajo, mientras que de cara al público dará una mayor sensación de amplitud.

Mostradores curvos, también una solución higiénica

Otra de las cosas que debemos tener en cuenta, mucho más en los tiempos que corren, es que el espacio, además de coqueto, amplio y pulcro, también debe ser higiénico.

Si optamos por un mostrador curvo a la hora de amueblar nuestra recepción, no habrá problema en añadir uno que sea de cristal para poder limpiarlo de forma mucho más efectiva.

La COVID-19 ha cambiado muchas de nuestras costumbres. Para ayudarte a que todo sea más rápido y eficiente, los mostradores realizados en cristal permiten ser limpiados con productos basados en alcohol. Es decir, el espacio siempre estará desinfectado.

Ventajas de este tipo de mostradores

Muchas son las ventajas que encontramos si elegimos los mostradores curvos en vez de los convencionales rectos o demasiado cuadrados. Nada más entrar, se obtendrá una visión amplia del espacio, aunque este sea reducido.

Sin embargo, detrás del mismo, el espacio de trabajo será igual, por lo que tan solo repercutirá de forma positiva en el entorno laboral. Como hemos visto, además, siempre podemos elegir uno con un diseño que se adapte a nuestras necesidades, como pueden ser los de cristal.

Serios y elegantes, son perfectos a la hora de amueblar un nuevo negocio y darle un toque sobrio pero diferente. Además, contar desde el principio con un diseño bonito y a la vez eficiente marcará la diferencia.

En definitiva, elegir mostradores curvos en nuestra nueva recepción será la solución ideal ante los problemas de espacio de nuestro nuevo negocio. A esto debemos sumarle las demás ventajas, por lo que nuestros clientes quedarán encantados. Y es que las soluciones de diseño siempre serán mejor que introducirnos en una nueva reforma.

Comentarios