martes 15.10.2019
UNA 'CIBERVIDA' LABORAL

Memo, una app para criticar al jefe desde la sombra

Nació para conectar a los trabajadores de una misma empresa, pero es el método perfecto para que el empleado descargue sus iras y frustraciones anónimamente

Memo, la aplicación que temen compañías como Ebay o Amazon.
Memo, la aplicación que temen compañías como Ebay o Amazon.

La presión y la exigencia por ser el mejor en una sociedad cada vez más competitiva son el escenario en que nace Memo, una aplicación que ya ha hecho saltar las alarmas de compañías tan importantes como Ebay, Amazon o Hp. La app en cuestión permite al empleado refunfuñar, quejarse y criticar a sus semejantes y superiores de una manera anónima, a través de una interfaz gráfica muy intuitiva.

Memo, aparentemente, nace a comienzos de 2015 con el firme propósito de conectar a los trabajadores de una empresa para que cualquiera pueda aportar sus opiniones e ideas sobre el funcionamiento de la misma. Pero la realidad es bien distinta, y su aparición en escena 'sólo' ha servido para que los rumores corran como la pólvora y para que los empleados puedan desahaogarse y liberar tensiones en un tablón que podrán ver hasta lo más altos cargos de la compañía.

El funcionamiento es muy sencillo. El usuario debe descargarse la aplicación (sólo disponible para IOS, aunque en breve estará disponible para Android) e indicar un correo electrónico o asociar su cuenta de Linkedin con la app. Los datos sólo se utilizarán para verificar que el trabajador pertenece a la empresa que indica y así evitar posibles intrusos en los grupos específicos. Es más, en el instante que la aplicación pueda “observar” sus datos de identificación, los borra de manera inmediata.

Las quejas, los rumores y los chismes son lo que más prolifera en esta nueva red social anónima que comienza a levantar ampollas en las grandes compañías. De hecho, Ryan Janssen, su creador, afirmó recientemente que dos compañías le habían instado a cesar su actividad y bloquear los correos electrónicos que se asociaban con sus empresas. Además también cuenta que otras tres compañías habrían escrito a sus empleados para informar del mal uso de esta aplicación. Con Memo podrá verter un comentario de una manera 'pública', es decir, disponible para todos los usuarios y mensajes privados que sólo pueden ser visualizados por los trabajadores de cada empresa determinada. Por el momento, la app está en inglés, aunque no se descarta que sea traducida a otros idiomas debido a su gran éxito (alcanzó los 10.000 usuarios en una edición beta).

Memo, nace en un contexto en el que el anonimato es el 'producto estrella' de cualquiera aplicación, aunque su uso no esté justificado. En este sentido, deberá tomar nota de las consecuencias que ésto puede acarrear. Un buen ejemplo de lo que puede llegar a ocurrir con Memo es Secret. En esta app se adelantaron noticias como la marcha del máximo responsable de Google + de Google, Vic Gundotta o el abandono de la división de Fuelband dentro de Nike. Además en países como Brasil fue prohibida tras ser acusada de favorecer el 'bulling'. Al final, David Byttow, su fundador, decidió cerrar Secret porque ya no suponía “el reflejo de lo que quería cuando empezamos con ella”.

En España, los ejemplos que más se asemejan a Memo son Gossip y Ask.fm. La primera nació en 2013 y su uso se centró sobre todo en los adolescentes de regiones como Mataró, Terrasa y Barcelona. Desde un primero momento fue tachada de favorecer el acoso escolar e incluso se activó un protocolo de protección tras los insultos y vejaciones anónimas.

Por su parte, Ask.fm, vio la luz con un formato simple de preguntas y respuestas para que los jóvenes, que son los protagonistas de ésta, pudieran utilizar el anonimato para preguntar algo que no se atreverían si se conociera su verdadera identidad. La aplicación lejos de alcanzar sus objetivos se convirtió en un pozo de insultos y humillaciones que llegaron a relacionarse con el suicidio de una joven en Reino Unido. Además las asociaciones de padres denunciaron que Ask.fm ayudaba a que los pederastas pudieran actuar sin ser descubiertos.

El anonimato se ha convertido en el bien más preciado en una sociedad cada vez más asustada por expresar sus opiniones en público de una manera libre. Las empresas se han dado cuenta de este nicho de mercado e incluso ya hay alguna que ofrece servicios para borrar cualquier rastro en la red de redes para garantizar la tranquilidad de sus clientes. 

Comentarios