jueves 28/10/21
Elusión y fraude fiscal

El impuesto de Sociedades, Google y 991 empresas más

El ECOFIN asegura querer detener la elusión fiscal, mientras el Ministro de Economía en funciones busca 6.000 millones de euros desesperadamente. Las 992 empresas más grandes del país pagan cada vez menos impuestos

Guindos y Montoro
Luis de Guindos, junto a Cristóbal Montoro. | Imagen de archivo

El ministro de Economía en funciones no sabe cómo parar el golpe. La sanción cero de la Comisión requiere sacrificios y el Ministro, raudo, encuentra un caramelo: el Impuesto de Sociedades.

En realidad no propone aumentarlo, esto no gusta en Europa, que prefiere que sean el IVA más bajo y las pensiones los paganos de los recortes. Lo que propone es revertir la desaparición de los pagos a cuenta del Impuesto e ingresar 6000 millones, aunque luego debamos devolverlo. Montoro ya ha propuesto un mínimo de pago a cuenta del 20%.

El Impuesto de Sociedades en España es un auténtico chiste. Una increíble fiesta de deducciones, exenciones y bonificaciones lo reducen a nada.

Por otra parte, el propio ECOFIN, en la misma sesión que señalaba a España y Portugal, daba el visto bueno a una directiva que afecta directamente a este impuesto: el final de los mecanismos de elusión fiscal, de los vericuetos fiscales, casi todos legales, que a lo largo de Europa permiten pagar menos impuestos.

Google y la vacación irlandesa

Son 992 las grandes sociedades que capitalizan las distintas formas de elusión y fraude que tienen a su disposición. Google la más evidente.

En Irlanda el tipo del impuesto de sociedades es del 12,5%. Para beneficiarse de ello, se crean dos empresas irlandesas. Una de ellas, con sede en un paraíso fiscal, le adquiere a la empresa matriz española los derechos internacionales de la propiedad intelectual. La otra empresa, con sede en Irlanda, es la que soporta todos los costes de las operaciones en el extranjero y es la que vende al resto del mundo y la que paga impuestos en Irlanda.

Google resume perfectamente los dos comportamientos de las sociedades españolas: el funcionamiento del impuesto y la elusión fiscal.

Google Spain declaró en 2015 en España unos ingresos de 66,4 millones (un 21% más que en 2014); y un beneficio contable de 7,6 millones (un 16% más). A pesar de estos aumentos, el impuesto pagado, 2,24 millones, es el mismo que en 2014.

Pero lo grave no es solo esta paradoja: lo es que la compañía ha escaqueado más de 600 millones en publicidad que vende en España y hace tributar en Irlanda. El pasado 1 de julio, la Agencia Tributaria (AEAT) registró dos sedes de Google en Madrid en el marco de una investigación por elusión fiscal.

Un impuesto en crisis

En el año 2006, la recaudación del Impuesto sobre Sociedades alcanzó su máximo histórico: 41.674 millones; en 2014, él último liquidado hasta este momento, han sido de 18.713, un seis por ciento menos que en 2013, un 45% inferiores al año 2006. Como es evidente, la caída del PIB y de la economía no ha sido tan brutal. El impuesto español ha caído más de lo que correspondería, lo que nos remite a mecanismos de elusión y, en ocasiones, fraude.

Son las grandes empresas del país las que en mayor proporción han reducido su contribución impositiva en los últimos años; grandes empresas cuyos tipos medios efectivos son inferiores a las empresas de reducida dimensión.

En el caso de las grandes empresas, en la liquidación del año 2014, el Beneficio creció un 13%, la base imponible el 10,6%, los pagos fraccionados el 8,2 y el tipo e impuesto medio aplicable… descendió un 2,1%.

La reforma fiscal preelectoral de Rajoy que modificó el régimen de cálculo de los pagos a cuenta ha producido un resultado catastrófico para las arcas públicas: en los cinco primeros meses del año, según el Ministerio de Hacienda, los ingresos tributarios homogéneos por Impuesto de Sociedades se redujeron en un 44,3%.

La diferencia se explica, en una parte, por los efectos de la reforma Rajoy, 1.787 millones, un tercio de la pérdida de recaudación. No obstante, seguimos necesitando encontrar los dos tercios que nos faltan en esa caída de recaudación. Elusión y fraude, dicen los expertos.

Ingeniería fiscal

Ya hemos visto la técnica irlandesa de Google. Las Sociedad Patrimoniales o las SICAV se convierten en realidad en sociedades instrumentales en las que sus propietarios viven con los gastos o los beneficios de esas sociedades sin tributar por renta.

Las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE) son el caso más claro de fuga fiscal permitida por la ley española: los dividendos y las ganancias de capital que las sociedades perciben de sus filiales en el extranjero no tributan en España, tampoco el reparto de beneficios. Los contratos simulados, típicos en el mundo del deporte, ocultan ingresos por renta al fisco,

Son fuentes de fraude las técnicas de ampliar y reducir capital: en realidad, pasarle acciones de empresas con beneficios a empresas del grupo en pérdidas. También suelen eludirse las obligaciones fiscales mediante la ocultación de ingresos por marcas o imagen.

Como ya se ha contado aquí, 34 de las 35 empresas españolas que cotizan en el Ibex tienen 810 filiales en paraísos fiscales. Google y 991 sociedades más enredan con los impuestos. El ministro ha descubierto que le toman el pelo.

El impuesto de Sociedades, Google y 991 empresas más
Comentarios