sábado 31/10/20

La importancia de un buen abogado laboralista en un conflicto de trabajo

En ocasiones, las empresas o gerentes de las mismas incurren en faltas que atentan contra los derechos de los trabajadores, quienes al no conocer de leyes, son víctimas de muchas injusticias, es ahí cuando toma importancia la figura del abogado laboralista para hacer valer esos derechos
abogado

De su defensa y acciones depende que se haga justicia, por ello, precisamente cuando se afronta un conflicto laboral hay que contar con los mejores, si es que en realidad se quiere salir victorioso.

Un abogado laborista es un profesional capacitado y especializado en el área de Derecho del Trabajo o Derecho Laboral, quien se encarga de asesorar, acompañar y defender a un trabajador cuando éste tenga un conflicto o litigio con la empresa donde trabaja o trabajó, siguiendo siempre los principios jurídicos que tutelan el trabajo humano y las normas y procedimientos establecidos en las leyes.

En ocasiones, el trabajador puede presentar algún problema con su responsable o empresa contratante y al no contar con los conocimientos legales necesarios o desconocer los procedimientos a aplicar, puede llegar a perder su derecho a reclamar. Por ello siempre es importante contar con el apoyo de los abogados laboralistas en este tipo de casos, en los que están en juego los derechos laborales de la persona afectada.

Por ejemplo, en España, como consecuencia de la crisis económica vivida en los últimos años, la reforma laboral aplicada para menguar tal situación, redujo en cierta manera los derechos de los trabajadores, lo cual ha sido aprovechado por algunas empresas en su beneficio y en perjuicio de empleados y obreros. Esto genera conflictos laborales que si no son abordados por abogados especialistas que los afronten correctamente pueden terminar muy mal y de forma injusta para la parte afectada.

Así venía ocurriendo con el caso del artículo 52 del Estatuto de Trabajadores, que avalaba el despido de trabajadores por bajas médicas reiteradas, aunque éstas estuvieran justificadas, lo cual a todas luces, era totalmente injusto. Afortunadamente, el Consejo de Ministros español, en días recientes, eliminó el polémico artículo, con lo que comienza a restablecerse la natural protección social del trabajador que es transgredida, en algunos aspectos, por la mencionada reforma laboral.

¿Por qué contratarlo?

 

Cuando los derechos del trabajador se ven vulnerados por situaciones injustas avaladas por la propia ley, como pasaba con el artículo 52 del Estatuto Laboral, o por abusos de las empresas o gerentes, el trabajador necesita de una asesoría legal oportuna y acertada, que sólo puede obtenerse con un buen abogado laboralista.

Con el apoyo de un profesional en esta área, el trabajador ahorrará tiempo porque el abogado conoce todos los procedimientos y vías a tomar, y se irá directo al desarrollo del caso, tendrá la certeza de que se actúa apegado a derecho, contará con asesoría legal oportuna y precisa en cuanto al conflicto que afronte, y tendrá la seguridad de una defensa efectiva que no tendría de haber actuado solo.

El abogado laboralista observará detalles que podrían pasar desapercibidos y que pueden ser de vital importancia a favor del trabajador en un proceso judicial, lo cual sólo lo otorga la experiencia y la práctica constante que obtiene en su área de trabajo. Una persona ignorante de la ley y del Derecho Laboral, concretamente, nunca percibirá esos detalles.

Las ventajas de tener a disposición un abogado laboralista en cualquier conflicto con una empresa son muchas y pueden marcar la diferencia entre ganar y perder el litigio. Nunca se debe tratar de avanzar solo en una reclamación laboral, siempre se debe hacer con la asesoría de  un especialista que ayude a resolverlo, bien sea por la vía conciliatoria o en los tribunales laborales, en eso, ellos son los expertos.

Conflictos en los que intervienen

 

Es muy variada la serie de situaciones en las que un abogado laboralista es indispensable, y que en la actualidad, son muy comunes:

  • Despidos y sanciones injustificadas, que son los casos que más ocupan los tribunales laborales.
  • Acoso laboral, que puede involucrar acciones ejecutadas por el gerente en perjuicio del trabajador y que pueden variar su grado de gravedad.
  • Reclamación de pagos o beneficios, que no fueran realizados por la empresa o que se hayan hecho por debajo de lo que correspondía.
  • Accidentes de trabajo, que hayan sucedido por falta de atención por parte de la empresa en cuanto a medidas de prevención o que ésta haya colocado al trabajador en situaciones de peligro, lo cual necesitará del pago de compensaciones.
  • Negociación de contratos colectivos, en los que el asesoramiento del abogado laboralista puede ser de gran ayuda para lograr los mejores términos para las partes involucradas.
  • Jubilaciones, incapacidades y pensiones, que la empresa debe cumplir, pero que por alguna razón se niega a otorgar o lo hace bajo condiciones económicas no ajustadas a lo establecido en la ley y en perjuicio del trabajador.
  • Asesoramiento en temas relacionados con la Seguridad Social y el cumplimiento de sus obligaciones por parte de la empresa.

El abogado en Derecho Laboral tiene como función principal defender al trabajador en situaciones de conflicto con la empresa, pero también por su condición de especialista en la materia, puede tocarle estar en el otro lado y trabajar como asesor de esas mismas empresas. En estos casos buscará, en primera instancia, resolver el problema por la vía de la conciliación, si no se soluciona, tendrá que recurrir a las instancias jurisdiccionales que correspondan.

En conclusión, la participación de un abogado laborista es fundamental en cualquier conflicto que involucre los derechos laborales del trabajador. De su efectivo trabajo dependerá que se logre un equilibrio justo entre la empresa y las reclamaciones que haga el trabajador, siempre bajo la tutela de la justicia y las leyes.

Elegir a los mejores es la estrategia más adecuada que un trabajador puede desarrollar en favor de su defensa y del eventual triunfo de la demanda que haga. Para ello debe tener sumo cuidado, debe tener la cautela de seleccionar bien al profesional o grupo de abogados que se encargarán de llevar su caso. De ello dependerá que se haga justicia o salga derrotado ante algo que, de haberse tratado adecuadamente, con buen apoyo profesional, pudiera haber ganado.

Comentarios