sábado 27/11/21
Herramientas de construcción

Gancho de grúa, indispensable en la construcción

En la construcción, muchas veces nos vemos ante la necesidad de levantar o desplazar materiales muy pesados y, para ello, es fundamental el papel que desarrollan las grúas

gancho grua

No hay que olvidar que para el manejo de una grúa es indispensable estar en posesión del carnet de operador de grúa y, para ello, es necesario ser mayor de 18 años, superar un reconocimiento médico, disponer del título de educación secundaria obligatoria, superar un curso teórico-práctico impartido por profesionales del sector, además de concluir dicha formación con un examen final.

Una de las partes principales es el gancho de grúa, el cual facilita el enganche de piezas pesadas de forma segura.

Es importante recalcar que el enganche de estos materiales debe realizarse de forma correcta siguiendo un protocolo exhaustivo ya que el desprendimiento de estos puede ocasionar daños y lesiones muy graves e incluso letales. Es por ello por lo que estos ganchos requieren de revisiones periódicas para comprobar las condiciones en las que se encuentran ya que, si presentan deterioro o posibles fisuras, sería necesario reemplazar el gancho puesto que no se puede trabajar con ganchos dañados.

Otro dato fundamental a tener en cuenta es que nunca se debe de sobrepasar la cantidad de kg que puede soportar cada gancho.

Según el tipo de carga que queramos realizar, debemos de utilizar un tipo de grúa otro.

Por un lado, encontramos el gancho de ojo. Este es un gancho de acero tradicional al cual se le puede añadir un seguro. Comúnmente, se coloca en los extremos de los cables para funcionar como componente de unión. Dentro del gancho de ojo encontramos dos estilos, el antiguo (S-320) y el nuevo (S-320N).

Por otro lado, encontramos el gancho de espiga. Estos son muy parecidos a los ganchos de ojo, pero a diferencia de ellos estos disponen de un cierre que permite la fijación de la carga y, con ello, queda exento de la utilización de un seguro.

Otro de los tipos de ganchos es el gancho automático. Se trata de un gancho innovador. Es un dispositivo que permite la descarga de forma remota sin ser necesaria la presencia manual de ningún operario. Lleva un imán, sibil lock, el cual bloquea la parte giratoria evitando la posibilidad de soltarse. Una variedad de este gancho es el gancho para hornos de campana.

Por último, encontramos el gancho giratorio. Es un gancho cuya función es que, en caso de viento, gire únicamente la carga y no el cable, evitando con ello la posibilidad de romperse. Este, a su vez, se subdivide en gancho SHUR-LOC, el cual dispone de un sistema de cierre automático cuando se carga el gancho, y en gancho Crosby/Bullard.

Hay que destacar que la función de estos ganchos no es únicamente la de desplazar materiales pesados, sino también sirven de conector a la hora de montar la grúa.

En conclusión, cada gancho está destinado para una finalidad por lo que el uso inapropiado de ellos reducirá la efectividad del trabajo.