lunes 17/1/22

La furgoneta con cesta elevadora, la mejor aliada para los trabajos urbanos

En las ciudades se hacen muchos trabajos en altura para los que se necesita de algún tipo de mecanismo que permita a los obreros desarrollar su labor de una manera segura, pero a la vez es imposible usar plataformas porque se crearía un caos en el tráfico
furgoneta

Por suerte, la solución a este problema es una furgoneta con cesta elevadora, la cual puede subir al operario a la altura deseada sin ocupar más sitio que el que necesita un vehículo que circula a diario por el núcleo urbano.

Gran capacidad de elevación en poco espacio

Este tipo de furgonetas llevan un brazo que se puede elevar hasta los 14 metros, una altura nada desdeñable. La distancia a la que llega la cesta, medida desde el suelo, depende de si en el vehículo se ponen estabilizadores, ya que si nos lleva el límite se suele situar en unos once metros.

Esta elevación permite poner luces de Navidad o para las ferias, podar árboles muy altos, trabajar con cables de fachadas, cambiar bombillas de farolas, colocar placas con los nombres de las calles, instalar carteles, etc.

Las cestas pueden cargar más de 200 kilos

Dependiendo del tipo de furgoneta, del brazo y de los estabilizadores, en la cesta se pueden cargar más de 200 kilos. Eso significa que un trabajador puede subir su herramienta, o que dos empleados podrán subirse a la vez con algo de herramienta siempre que no sea muy pesada.

Así, un jardinero podrá encaramarse a la cesta con su motosierra, la lata de gasolina y el aceite sin preocuparse por el peso, pudiendo podar los árboles de una manera muy cómoda y segura.

Se puede seguir usando la furgoneta para cargar

Otra de las ventajas que tenemos en las furgonetas con cesta es que se pueden seguir usando para cargar. Esto significa que aunque tengamos la cesta detrás, dentro del vehículo vamos a poder transportar toda la herramienta necesaria para el trabajo.

A diferencia de lo que ocurre con los vehículos que llevan cesta y el remolque abierto, aquí todo lo que pongamos en la parte trasera está protegido de la lluvia, la humedad y de los amigos de lo ajeno, que siempre esperan su oportunidad para robar.

El tamaño de la furgoneta le permite callejear sin problema

Por las grandes urbes todos los días se mueven cientos de vehículos de reparto. Con mayor o menor dificultad pasan a realizar su trabajo y eso mismo es lo que se puede conseguir con las furgonetas que llevan la cesta.

En ocasiones, los cascos urbanos (en especial el centro o zonas históricas) no son demasiado amplios y un camión con cesta no puede pasar, como tampoco lo puede hacer una plataforma con motor, puesto que necesita distancias enormes para hacer los giros, mucho espacio para aparcar de manera segura y habría que cortar el tráfico.

De este modo, las furgonetas son la mejor solución para los trabajos urbanos y también para los que se hacen en zonas rurales, pues los empleados se pueden desplazar en ese vehículo, llevar su material en él y subirse a la altura necesaria sin tener que contratar un elevador en el destino.

Comentarios