domingo 18.08.2019
Aprovecha todo el calor posible

Evolución de las calderas de condensación

Las calderas de condensación han evolucionado sustancialmente en los últimos tiempos, pues antiguamente gran parte del calor se desaprovechaba y a su vez, la caldera exigía un gran consumo de energía.

Evolución de las calderas de condensación

Con el paso de los años, los antiguos sistemas de calefacción han dado paso a innovadores sistemas de calderas con un rendimiento superior, pues reducen el consumo de energía, son menos contaminantes, más pequeños y cuentan con funciones avanzadas para lograr el máximo confort con el menor gasto posible. Además, es sorprendente cómo aumenta la eficiencia y se reducen los precios de calderas baratas cada día mejores.

Breve historia de las calderas de condensación

En la primera mitad del siglo XX comenzaron a utilizarse en los hogares calderas de carbón, que llevaban el calor a las viviendas mediante tuberías de agua caliente. Pero esta no era una calefacción eficiente, pues se requería estar muy cerca de la caldera para que el ambiente tuviera una temperatura confortable.

Alrededor del año 1960 aparecieron las calderas a gas, basadas en quemadores que calentaban un serpentín por el que circulaba el agua. Eran calderas atmosféricas que tenían grandes desventajas, pues no calentaban lo suficiente y liberaban monóxido de carbono, que era muy nocivo para la salud.

Para solucionar estos problemas, se fabricaron calderas estancas que contenían chimeneas que eliminaban los gases al exterior y mejoraban la eficiencia de las atmosféricas en aproximadamente un 10%.

Este tipo de calderas se perfeccionó en el modelo llamado calderas de gas de condensación a través de radiadores o suelo radiante, en las que se añadía un segundo serpentín que condensaba el vapor, aumentando el rendimiento energético y reduciendo el impacto ecológico.

Hoy en día, ya no se utilizan los viejos sistemas y las calderas por condensación se han perfeccionado, utilizando gasóleo, gas natural y energías renovables, como las más eficientes calderas de biomasa, bombas de calor geotérmico y aerotérmico o calderas de gasoil.

Estos modelos de calderas actuales reducen el consumo energético evitando las emisiones de gases contaminantes al medio ambiente. Son además más eficientes y cuentan con funciones avanzadas que permiten regular la temperatura para lograr el máximo confort, incorporando sistemas vía radio o Wi-fi.

Con estas innovaciones en climatización se ha ganado confort, pero también comodidad en los espacios. Una de sus ventajas es que estos equipos son más pequeños y hoy en día pueden instalarse dentro de huecos de armarios de dimensiones muy reducidas.

Gracias a la evolución de la tecnología, las calderas de condensación son energéticamente muy eficientes y permiten reducir sustancialmente el gasto energético. Un buen ejemplo de ello son los sistemas térmicos de aerotermia, los que brindan un óptimo rendimiento en condiciones climáticas de cualquier tipo, incluso extremas.

Si estudias los actuales precios en sistemas de aerotermia descubrirás el nivel de confort y eficiencia que se puede obtener por una inversión realmente asequible.

La aerotermia es una energía renovable que utiliza solamente un 25% de energía eléctrica para su funcionamiento. Funciona por medio de varias unidades en el exterior de la vivienda, donde capta el aire que pasa al interior por una serie de tuberías de cobre donde se condensa y retorna al exterior en forma de líquido.

Este innovador sistema es ideal tanto para viviendas unifamiliares como para edificios pequeños y medianos, pudiéndose adaptar a los sistemas de radiadores, suelo radiante o agua caliente existentes.

Rendimiento de las calderas de condensación

El rendimiento de los sistemas térmicos se mide en COP (Coeficiente Operativo de Rendimiento), así como en otras unidades, como el rendimiento de generación térmica. Pero el COP resulta muy útil para comparar la eficiencia de las diversas tecnologías entre sí.

La energía consumida por un aparato de calefacción se expresa en kWh (kilovatio hora) y se utiliza para determinar el consumo de energía en kilovatios por hora que tiene el equipo, independientemente del sistema del que se trate (eléctrico, a gasoil, etc.).

Cuanto mayor sea este índice, mayor eficiencia y menor coste operativo tendrá el equipo de calefacción. Un radiador eléctrico cuenta con un COP 1, mientras que un sistema de aerotomia proporciona un COP 4.

La bombas de aerotimia proporcionan un ahorro importante con relación con los equipos convencionales, pero al elegir uno de los nuevos sistemas tecnológicos siempre hay que tener en cuenta todos los factores y no solamente decidir en base al rendimiento neto.

En cada caso y en base a la mejor relación rendimiento/eficiencia, se instalan calderas de gas, de gasoil, pellet, altas de gas y aerotermia, así como calderas de condensación de gas tipo mixto, para agua caliente y calefacción.

Al elegir la mejor opción, es fundamental tener en cuenta las dimensiones y características del espacio, el coste de mantenimiento del sistema y las necesidades específicas de la familia o la empresa.

Pero también es esencial contar con un equipo técnico fiable que pueda asesorar al cliente de forma profesional, pensando en su conveniencia.

FEMADA cuenta con más de 50 años de trayectoria ofreciendo soluciones integrales a la medida de cada cliente. Esta empresa se especializa en la instalación de calderas y equipos de calefacción de última generación en toda la Comunidad de Madrid y sus municipios.

Ofrece no solamente experiencia en soluciones de climatización, sino también un servicio técnico cordial que brinda un asesoramiento individualizado. La empresa facilita un presupuesto adaptado a las necesidades del cliente, en base a los equipos tecnológicamente más eficientes y a los precios más competitivos del mercado.

Comentarios