miércoles 14/4/21

Estrella Digital

LOS ESPÍAS NO PASAN DE MODA

Espías y cámaras ocultas en política

¿Crees que los espías son cosa de ficción? ¿O quizá algo del pasado? Cuando escuchamos la palabra “espía”, muchos viajamos mentalmente hasta la época de la Guerra Fría y los constantes tiras y aflojas de Estados Unidos y la Unión Soviética para ver quién podía sacar más información 

binoculars-1209011_960_720-(1)
Pixabay | Isabel Melero

Que si mando un espía para allá, que si intercambio un espía por aquí. Pues bien, las aventuras de los espías no han terminado, solo se han adaptado a los nuevos tiempos que corren.  

La verdad es que si me hicieran ahora la típica pregunta de “¿qué quieres ser de mayor?”, es muy probable que mi respuesta fuera: “Espía. Como los de las películas”. De esta forma podría comprar cosas tan interesantes como las que encontramos en la tienda espía www.espionajeycontraespionaje.com. Y es que los espías compran su material en tiendas espías especializadas. Sí, has oído bien. No tengo madera de espía, pero me consuelo pensando que quizá sí que podría poner una tienda como esta algún día. En su catálogo encontramos artículos como audífonos, con los que se permite la comunicación entre varias personas sin que nadie se percate; cámaras espía en forma de bolígrafo, despertador, reloj, llave o incluso incorporadas en unas gafas; grabadoras portátiles de diferentes tamaños, detectores de frecuencias y visores nocturnos.  ¡Incluso puedes comprar artilugios de cualquier tipo para ocultar tus cosas de valor!

En el caso de las grabadoras espía, son muy utilizadas para grabar conversaciones incriminatorias que no querríamos nunca que salieran a la luz. De vez en cuando aparecen muchos casos en los que se ha grabado alguna conversación de alguna persona famosa o algún político en la que se les escucha diciendo algo que no se esperaría de ellos, que no debían. Un caso real, por ejemplo, fue el caso de de las grabaciones que se hicieron a la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho. Hubo una gran controversia en torno al tema, ya que el director de la agencia de detectives Método 3 sostenía que las grabaciones fueron realizadas con el permiso de la presidenta, mientras que ella lo negaba por completo. 

Comentarios