martes 21/9/21

¿Por qué no debemos guardar el dinero bajo el colchón?

Cuánto nos cuesta ahorrar. Y una vez que lo hemos conseguido, cuánto más aún nos cuesta decidir qué hacer con nuestros ahorros 

ITM_33
¿Por qué no debemos guardar el dinero bajo el colchón?

Guardarlos a cal y canto en una hucha o introducirlos sigilosamente debajo del colchón pueden parecer a priori opciones viables, pero a sus aparentes ventajas se oponen importantes inconvenientes. Si algo nos enseña el mercado de trabajo actual, es que tener siempre a mano unos ahorrillos que actúen como chaleco salvavidas no ha de ser solamente una opción para aquellos que gozan siempre de vacas gordas, sino todo lo contrario. Saber ahorrar se ha convertido en nuestro tiempo en una ciencia tan compleja como necesaria para el éxito. Una sola decisión desacertada en este ámbito, puede implicar pérdidas no desdeñables.

Volvamos a reflexionar entonces a la opción del dinero bajo el colchón. ¿Por qué no es seguro acumular dinero en casa? Por los ladrones, responderían seguramente algunos. Y quizás opinarían que entonces que el tema se resuelve fácilmente con una buena alarma. Desafortunadamente, incluso protegiendo nuestros ahorros de manos ajenas, esto no garantiza que vayan a estar siempre ahí. Si bien es cierto que el dinero en metálico está siempre más expuesto a robos y hurtos que cualquier otro tipo de acumulación de ahorros, el principal inconveniente de guardar dinero en casa es que este se expone a perder valor. A lo largo de cada ejercicio económico, el índice de precios al consumo (IPC) cambia y el valor de las monedas también, por lo que el poder adquisitivo de cada uno de nosotros varía con el tiempo. Así, tener nuestros ahorros apalancados en un lugar de la casa, nos expone directamente a este riesgo. Ahora bien, al igual que rellenar el colchón de billetes no parece el mejor modo de mantener nuestro patrimonio a salvo, tampoco engordar nuestra cuenta de ahorro sin más miramientos está exento de consecuencias negativas a la hora de ahorrar.

Hay que tener en cuenta que cuando no ahorramos bien, no solo dejamos de perder poder adquisitivo, sino que podemos perder incluso la oportunidad de rentabilizar nuestros ahorros. En este sentido, tanto los expertos como los ahorradores con más experiencia advierten sobre la necesidad de dejar de lado la improvisación y formular una estrategia de ahorro a la medida de nuestras necesidades. Esto es, es necesario proyectar nuestras expectativas de acumulación y rentabilidad a largo plazo. No obstante, dadas las dificultades que implica dicho ejercicio, cada vez más personas acuden a sus entidades financieras para gestionar sus ahorros. Además, de manera creciente, muchas personas lo hacen a través de servicios online por su fácil empleo y comodidad. 



Sin duda, entre estos últimos, una opción que literalmente pone los dientes largos es el Depósito Facto a 6 meses, que hasta el 29 de noviembre ofrecerá 1,20 % TAE* (1,20 % TIN). Las características que más atraen de este tipo de depósito son su alta remuneración, su fácil gestión y, sobre todo, la garantía de protección. Sus tipos de interés que se sitúan, de hecho, entre los mejor remunerados del mercado. Además, su gestión flexible y online permite a sus clientes gestionar su cartera de ahorro con extrema simplicidad. Desde darse de alta en sus servicios hasta monitorizar sus ahorros, todo en el Depósito Facto puede hacerse tranquilamente desde el sofá.

En la web del Depósito Facto está disponible además un simulador que permite calcular el interés del mismo en base a los distintos planes que ofrece. Así, seleccionando el importe a depositar y la fecha de vencimiento o el periodo del depósito, el ahorrador conoce ipso facto la cuantía de los intereses brutos que le corresponderían. En este sentido, la modalidad a seis meses se propone como una opción muy jugosa, ya que ofrece un 1,20% TAE* (1,20 % TIN) a sus clientes.



Formada por una cuenta corriente y un depósito capaz de generar pingües beneficios, la Cuenta Facto se instauró en España hace cuatro años bajo el paraguas del BFF Banking Group. De ella destacan sus usuarios que tanto la protección como la rentabilidad son los grandes aliados de su exitoso aterrizaje en nuestro país. Más allá de nuestras fronteras, a día de hoy BFF Banking Groupo está presente en ocho países europeos. Fundada en 1985 por un grupo de farmacéuticas y fabricantes de aparatos biomédicos de Italia para gestionar procesos de créditos en el ámbito de su Servicio Santitario Nacional, ésta se expandió con el tiempo hacia otras fronteras. Esta entidad bancaria está adherida al Fondo de Garantía de Depósitos Italiano (Fondo Interbancario dei Depositi), que protege a los ahorradores hasta un importe máximo de 100.000 euros por titular.

Aquellos tiempos en los que nuestras abuelas guardaban con celo sus ahorros en latas de colores escondidas en los más recónditos escondrijos de la casa se ha terminado. Saber ahorrar no es sólo conseguir acumular dinero, sino saber también dónde guardarlo. Y es que no se trata solo de proteger nuestros activos para no perderlos, sino de ser capaces de hacerlos crecer. 

*Para imposiciones confirmadas hasta el 29/11/2018 en el depósito Facto a un plazo de 6 meses se les aplicará una TAE del 1,20 % (1,20 % TIN). Oferta para particulares. Liquidación cada 90 días. A partir de 10.000€. No existe el derecho a la cancelación anticipada.

Comentarios