jueves 18.07.2019
Algunos aspectos a tener en cuenta

¿Qué se debe valorar para contratar un seguro de salud?

Muchos consideran que tener una buena salud es la base para que todo lo demás alrededor de nuestra vida, funcione con normalidad. Y esta afirmación no carece de sentido, pues con un buen estado de salud podremos trabajar, estudiar, viajar y cumplir con todos los roles que desempeñamos en el día a día

¿Qué se debe valorar para contratar un seguro de salud?

Para todos, la salud es lo más preciado y, sobre todo cuando se trata de nuestros seres queridos, no estamos pendientes de escatimar en gastos. Sin embargo, las eventualidades en la materia son posibles de resolver cuando se cuenta con un buen seguro de salud.

Es evidente que este servicio tendrá un coste mensual o anual que deberemos pagar para poder disfrutar de los beneficios. Es por ello que contar con un comparador para seleccionar el mejor seguro de gastos medicos es de los movimientos más acertados que podremos hacer en pro de avanzar con esta necesidad.

Los comparadores te solicitarán algunas informaciones básicas a través de las cuales podrán medir ciertos aspectos a razón de tus condiciones como contratante y de los miembros de la familia que esperes incluir. Los datos más comunes en este aspecto son el sexo y la edad.

Es un hecho que las mujeres que se encuentran en edad reproductiva suelen tener un gasto de contratación mayor por la posibilidad de que entren en período de gestación. Caso similar aplica para los ancianos que suelen necesitar una cantidad más elevada de medicamentos.

La variabilidad de servicios

 

Este es el primer punto que debemos revisar antes de pararnos a analizar cuestiones de precios. Un buen seguro debe tener un amplio catálogo de servicios con los que actuar ante determinado hecho.

Es así como se debe hacer revisión de los profesionales de la salud que están inscritos, las especialidades que manejan, los centros hospitalarios para la atención de emergencias, etc.

Las farmacias que tengan afiliadas es otro buen punto que se debe estudiar, sobre todo para evitar inconvenientes con precios y ubicaciones.

Hoy en día, las mejores alternativas son las que trabajan como la Farmacia del Ahorro, pues ofrecen la posibilidad de hacer las compras de forma online y tener la recepción de los fármacos en tu domicilio. Esta es una forma muy eficaz de trabajar, sobre todo cuando tienes bajo tu responsabilidad el cuidado de un enfermo o no estás de ánimo para salir.

Aunque da bastantes facilidades, también hay que tener en cuenta que este método necesita que tengas mucha claridad sobre el producto a comprar, eligiendo bien entre todas las opciones según las indicaciones dadas por el médico, a fin de evitar problemas.

Caso similar de trabajo ocurre con la Farmacia San Pablo, pues también trabajan con metodología online. En este caso lo que hay que tomar en consideración es que ciertos medicamentos, como los antibióticos, son vendidos a través de este medio, pero sólo después que el usuario ingrese los datos correspondientes a la cédula y nombre del médico.

De la misma forma, hay una excepción en los medicamentos controlados, ya que estos sólo pueden ser solicitados en el mostrador de la farmacia.

Coberturas y precio

 

Después de que estés conforme con los servicios que ofrece, habrá que detallar cuál es el importe de la cobertura y el precio que deberás pagar por la contratación. Todo esto seguramente tiene una vinculación directa al estado de salud que tiene el contratante y sus familiares.

Si eres diabético o alguno de tus familiares lo es, el seguro te pedirá que le notifiques antes de proceder a contratar. Sin embargo, al dejar por sentado que se toman los medicamentos apropiados para este estado, no deberían existir mayores inconvenientes.

En caso de que no tengas claridad con respecto a lo que hacen tus medicamentos, tienes oportunidad de informarte en sitios como metformina.com.mx, donde además de hablar de los efectos positivos de este medicamento en la diabetes, también muestran otros entornos con referencia al mismo tema.

El caso está en saber que un estado de salud no debería ser impedimento para contratar un seguro médico. Pero, por las dudas, lo mejor es realizar una lectura pormenorizada de las cláusulas que dan en el contrato de servicio y, en caso de no entender algún tema, consultarlo siempre con algún abogado especialista en la materia.

Comentarios