Viernes 15.02.2019
A veces las plagas son un problema de difícil solución

Controlar las plagas es sinónimo de salud

La salud es lo más valioso que poseen los seres humanos. Fomentar el cuidado personal y la creación de hábitos saludables son premisas fundamentales para obtenerla, pero no lo es todo. Los factores ambientales también ejercen un papel significativo a este respecto

Un ambiente sucio atrae distintas bacterias, microbios, insectos y hasta animales transmisores de enfermedades, que podrían ser mortales para personas y mascotas si no se combaten adecuadamente. La presencia de estas plagas surge ante los cambios climáticos y configuran un peligro para cualquier ambiente social. En este sentido la higiene, la fumigación y la limpieza son esenciales.

Transmisores de enfermedades

Los agentes infecciosos no deseados interfieren negativamente en la actividad humana e incluso ocasionan el deterioro de la salud. Huir de las enfermedades es el deseo de todos, a nadie le gusta estar enfermo o sentirse mal. Existen numerosos tipos de plagas en todo el mundo y a veces son un problema difícil de erradicar por cuenta propia.

Entre los principales transmisores de enfermedades conocidos se encuentran las cucarachas, ratas, hormigas, avispas y palomas. Ahora bien, las pulgas, garrapatas, moscas, piojos, polillas, chinches, termitas y mosquitos también se hacen presentes, y aparecen de acuerdo al entorno y la zona en la que se habite.  Independientemente del organismo que brote, representan un riesgo para la salud, dado que portan virus y tienen la capacidad de proliferar de forma veloz.

Las plagas producen enfermedades muy variadas, y la presencia de ellas dependerá, en buena medida, de los niveles de exposición a los cuales se haya sometido la persona. Por nombrar algunas, se encuentran los problemas respiratorios, alergias, asma, diarreas, infecciones urinarias, fiebres y hongos. En los casos más extremos también causan neumonías, daños pulmonares, toxoplasmosis, hepatitis, afección cerebral, tifus, disentería, entre otros.

¿Qué hacer para eliminar las plagas?

La medida más importante que hay que tomar para prevenir las plagas es la adecuada limpieza. Evitar restos de comida, almacenamientos de basura, pérdidas de agua a través de grifos, techos o cañerías dañadas, facilitan la acumulación del vital líquido. Así como, grietas en paredes, ventanas, marcos, pisos u otros espacios que favorecen el refugio de insectos no deseados. Estas situaciones deben ser controladas.  

Aun cuando se hayan implementado todas las estrategias de higiene pertinentes, es posible que inevitablemente estos invasores aparezcan. Ciertos huevos son imperceptibles al ojo humano o se esconden en lugares remotos imposibles de detectar. En este sentido, el control de plagas en Málaga es realizado por empresas de servicios especializadas en su exterminio, debidamente certificadas y que se ajustan a las necesidades de cada cliente sin ocasionar daños en el medio ambiente. Emplean productos de alta calidad totalmente seguros para humanos y mascotas.

Según la magnitud del problema, es necesario tomar medidas excepcionales y contundentes. Las actuaciones preventivas y correctivas disminuyen los niveles de angustia, impotencia y desesperación que originan las plagas dañinas, así como, evitan los posibles estragos en la salud que se deriven de estas.

Una solución rápida y profesional

Los roedores suelen colarse con facilidad en cualquier lugar. Estos pequeños animales buscan sitios cómodos con niveles adecuados de temperatura y acceso fácil a comida y agua. Los desagradables ruidos nocturnos que ocasionan, el excremento que dejan por todas partes, los agujeros que hacen en cajas de comida, así como, los nidos que suelen crear para sentirse como en su casa, son verdaderas molestias.

Las acciones de limpieza deben ir acompañadas por empresas especializadas en el control de plagas y desinfección de zonas afectadas. El servicio de dersatización que muchas empresas ofrecen, permiten la posibilidad de realizar la eliminación definitiva de roedores sin más problemas, ya que cuentan con el equipo profesional más cualificado. Intentar deshacerse de estos impertinentes animales es una tarea ardua y difícil, por lo que buscar a los expertos es la decisión más acertada.

En resumen, vivir en un espacio limpio y aseado evitará la llegada de agentes nocivos portadores de enfermedades. No obstante, las plagas a veces llegan sin avisar, pese a los intentos de mantenerlas alejadas. La salud no se puede comprar, sin embargo, la prevención y el control de plagas inoportunas que alteran el ambiente sí.  Contar con técnicos especializados es muy sencillo, y facilita la vida de cualquiera que ha sido amenazado por tales peligros.

Comentarios