sábado 4/12/21

Cómo es vivir con sordera y pérdida de la audición

Los humanos somos seres dependientes de la comunicación; la pérdida de la audición ocasiona enormes problemas de comunicación que repercuten negativamente en la vida cotidiana, generando fuertes sensaciones de soledad y frustración.

sordera instituto integral audilogico (1)

Según cifras de la OMS, en el mundo 1500 millones de personas viven con algún grado de pérdida de la audición. De esta cantidad, alrededor de 430 millones padecen de una pérdida de audición discapacitante, lo que representa más del 5% de la población mundial.

La pérdida de audición incapacitante se refiere a una pérdida superior a 35 decibelios en el odio que mejor puede oír. Y aunque la mayor parte de los afectados por esta patología viven en países de bajos y medianos ingresos. Sin embargo, España no está exenta de este porcentaje.

Para 2020 se creía que alrededor de 5% de la población presentaba algún problema de la audición, un año después, esta cifra alcanza el 11,3%. Y según diversos estudios, los problemas auditivos empiezan cada vez a una edad más temprana.

¿Realmente qué es padecer de sordera?

Seguramente en algún momento te has preguntado: ¿qué es la sordera?, pues, de una forma sencilla, se le denomina sordera al déficit funcional que se presenta cuando una persona pierde la capacidad de audición en cualquiera de sus grados.

Esta patología puede presentarse de forma unilateral (cuando afecta a uno de los oídos) o de forma bilateral (cuando ambos oídos son afectados).

La sordera puede clasificarse de varias formas, sin embargo, la clasificación más comprensible es la clasificación cualitativa, en la que se tiene en cuenta las repercusión de la hipoacusia y la cantidad de pérdida auditiva, en este sentido la sordera puede ser:

  • Leve: umbral de audición menor a 30 dB
  • Moderada: umbral de audición entre 30 y 50 dB
  • Grave: umbral de audición que va de 50 a 80 dB
  • Profunda: umbral de audición entre 80 y 95 dB
  • Cofosis o anacusia (pérdida total): umbral de audición por encima de los 95 dB

Cabe destacar que para encuadrar a un paciente en estas clasificaciones es necesario tomar en cuenta el umbral en las distintas frecuencias. Ya que es posible que se presente una pérdida desigual en cada una de ellas.

¿Cuáles son los problemas más comunes relacionados a la sordera?

Existen muchos detonantes: abusar del uso de auriculares, no realizarse revisiones periódicas (anuales) en centros auditivos, los conciertos o el mal hábito de no usar protectores auditivos al momento de encontrarse en entornos ruidosos son solo algunos cuantos.

Si ya has comenzado a presentar alguno de los siguientes problemas, por suerte, el centro auditivo institutointegralaudiologico.com se encarga de ayudar a las personas con problemas de sordera, por lo que aún no es demasiado tarde para mejorar su calidad de vida.

Dificultad para escuchar a las personas en ambientes ruidosos

A medida que se envejece, y siendo cada vez el rango de edad en el que se presenta menor debido a las frecuentes exposiciones a ruidos, es posible desarrollar presbiacusia.

Este es un tipo de pérdida de la capacidad auditiva de manera gradual; la muerte de las células ciliadas de la cóclea en el oído interno es la causa principal. Nuestro caracol tiene alrededor de 15.000 células ciliadas y no se regeneran.

La dificultad para oír en lugares ruidosos por lo general se trata de uno de los primeros signos relacionados a la pérdida de la capacidad auditiva, pues, el proceso de filtrar el ruido de fondo se vuelve cada vez una tarea más demandante y que requiere información auditiva precisa, con la que no contamos.

Complicaciones sociales, psicológicas y físicas

Con frecuencia, el aislamiento y retraimiento se relaciona a la pérdida de la audición, asimismo, las personas con sordera presentan problemas para prestar atención, se distraen con facilidad o no pueden concentrarse correctamente. Todo esto repercute en su vida laboral y social.

También es posible desarrollar complicaciones psicológicas, como vergüenza, culpabilidad e ira, frustración, ansiedad, baja autoestima y una enorme inseguridad.

Sin embargo, la sordera no solo afecta la mente y las relaciones con los demás, respecto a las consecuencias físicas de la sordera, el cansancio y la cefalea producto del estrés suelen ser los más comunes. La tensión muscular, el vértigo y problemas de alimentación y para conciliar el sueño también son frecuentes.

Tengo problemas de audición, ¿qué debo hacer?

Existen diferentes tratamientos destinados a mejorar los efectos de la sordera o curarla por completo.

La aplicación de un tratamiento u otro depende por completo del origen, las causas y las características de la lesión, por lo que la mejor idea siempre será acudir a un centro auditivo. Sin embargo, a continuación nos centraremos en los posibles tratamientos sin fármacos y con la prescripción de ellos.

Tratamientos no farmacológicos

Principalmente las prótesis auditivas. Su objetivo es amplificar el sonido para hacerlo más audible, esto sin que pueda llegar a ser una molestia para el paciente.

En este sentido, hay dos tipos de audífonos, los de vía aérea que amplifica la señal transmitida al conducto auditivo externo. Y los de vía ósea, que amplifican la señal que se transmite por medio del mastoides del oído interno.

También existen los dispositivos implantables, ya sea mediante intervención quirúrgica o implantables parcialmente.

Tratamiento farmacológico

Depende fundamentalmente de donde se localiza la lesión responsable de la pérdida de la audición. Cuando se trata de presbiacusia (pérdida de la audición por la edad) se utilizan cócteles vitamínicos con complejo B y vitaminas A y E, gracias a su poder antioxidante promueve la conservación de las células auditivas.

Finalmente, cuando es un caso de sordera súbita, se prescriben corticosteroides o se aplican de forma intratimpánica. Mientras que en el caso de la otoesclerosis (endurecimiento de la cadena de huesecillos que evita que vibren con normalidad), el único tratamiento es la administración prolongada de floruro de sodio.

Comentarios