domingo 11/4/21

Estrella Digital

Ganó 2.911 millones

Cinco claves de los resultados semestrales de Banco Santander

La entidad he presentado beneficios un 32% por debajo de los del mismo periodo del 2015, debido a los extraordinarios. En cuanto al negocio, los ingresos crecen de manera tímida frente a la caída reinante de otros competidores, además la firma mejora en eficiencia, mora y capital de máxima calidad

Santander
José Antonio Álvarez Álvarez, Consejero Delegado del Banco Santander.

El Banco Santander ha presentado beneficios por valor de 2.911 millones, un 32% menos respecto del mismo periodo de 2015. La firma ha experimentado a lo largo de 2016 la compleja situación económica global que se ha traducido en un parón en algunas regiones y tensiones cambiarías en otras. La mala marcha de la economía en Brasil, los bajos tipos en Europa o los efectos regulatorios en Europa y Estados Unidos.

Pese a ello, el ejercicio ha dejado también notas positivas en los resultados financieros de la entidad, en especial la mejora de la cuenta de resultados en la parte alta, en los ingresos una anomalía positiva en el sector. En concreto, el resultado neto crece un 2% en el semestre. También, la mejora en el capital de máxima calidad, CET1 fully loaded, que se sitúa en el 10,36%. Asimismo, el ROTE, el retorno del capital ordinario se sitúa en el 11,09%, en línea con el objetivo marcado del 13% para 2018. Importante también ha sido la caída de la morosidad respecto del año pasado, situándose en el 4,29% desde el 4,64%

1. Mejora en los beneficios

El negocio bancario, aunque ha cambiado con el tiempo, sigue basándose en prestar dinero y cobrar por ello. El Banco Santander ha ingresado 21.660 millones por intereses y comisiones, se trata de un incremento del 3,6% frente a 2015, sin contar el tipo de cambio. La primera estimación se hace sin tipo de cambio porque así refleja la evolución real del negocio, sin que le afecten otras variables exógenas. Si añadimos el tipo de cambio, el efecto de la libra o el real brasileño han provocado que se haya producido una caída en el margen bruto (ingresos) del 6,1%.

Por agregados, los tipos de interés en mínimos afectan a los márgenes que con el tipo de cambio caen un 7% y sin el crecen un 3%. Una cifra consistente dada la volatilidad y la compleja situación económica. Si bien, la partida más consistente en los ingresos está siendo las comisiones que crecen a ritmo constante, desde 2015 el Santander recauda cerca de 270 millones más.

2. Menores costes, más inversiones

La contención de costes se ha erigido en uno de los puntos clave para la nueva estructura del negocio bancarios, en el que tiene limitado los ingresos. Por ello, el objetivo es reducir los costes sin perder competitividad ni servicios. Los costes en el primer semestre se han situado en los 10.304 millones de euros, un 4% menos que en el mismo periodo en 2015.

Por agregados, la más importante se ha producido en el proceso del negocio diario, es decir en gastos de personal y otros gastos generales de administración que han caído un 3,5% y un 5,2% respectivamente. Por otra parte, se sitúa la fuerte inversión que está realizando el banca dentro de su política de transformación digital. Con todo ello, al descontar los gastos al margen bruto, obtenemos que el banco ha sumado 11.275 millones en el margen neto.

3. Caída de las dotaciones por insolvencias

La entidad ha registrado una caída del 9% en el total de dotaciones por insolvencias, es decir, en el dinero que ‘guarda’ para hacer frente a posibles créditos que no se van a cobrar. En total, el banco ha aprovisionado 4.613 millones en el primer semestre, frente a los 5.071 millones en el mismo periodo de 2015.

La entidad destaca la fuerte caída que se ha producido en España, donde espera que la tendencia continúe. Por el otro lado, resalta la subida de ellas en Brasil (un 11%) debido a la volatilidad y mal estado de la economía local, que sin embargo el banco espera que mejore en los próximos meses. También ha registrado leves ascensos en su negocio en Argentina o Portugal.

4. Mejora constante en España

La firma ha registrado un beneficio neto de 574 millones, un 17,1% más que en el primer semestre de 2015. Esos datos confirman la buena evolución de la economía española, no así del negocio bancario, influido por los tipos de interés que se sitúan en torno a cero y por la fuerte competencia del activo.

La entidad se ha congratulado de que por primera vez en muchos años crecía el volumen de créditos entre trimestres, en el segundo frente el primero, aunque no así si se toma de referencia junio de 2015. A pesar de ese crecimiento, no se ha traducido en una mejora sustancial en los ingresos, en especial a través de los intereses.

El resultado viene de sumar al beneficio del grupo, 616 millones, las ganancias obtenidas a través de Santander Consumer que en España ha sumado 102 millones y descontar las perdidas por el inmobilario que ascienden a 144 millones.

5. Áreas de negocio y dudas

El beneficio del Santander, de 2.911 millones, es la suma del negocio en diversos países. El más importante es el obtenido en Reino Unido, que aporta un 20%; Brasil, un 19%; España, un 15%; Estados Unidos, el 8%, y México, un 7%. A pesar de los buenos datos, la firma ha tenido ciertos problemas en algunos de los países.

Entre España, Brazil y Reino Unido el Santander ha obtenido casi el 55% de su beneficio, los mismos que ahora generan dudas. El primero, por la política del Banco Central Europeo que presiona a la baja márgenes y hunde beneficios, aunque la mejora en la parte baja (costes y dotaciones) puede ayudar al banco. En el segundo, la economía podría despeñarse tras los Juegos Olímpicos aunque no es una opción que baraje la entidad. Por último, todavía se desconoce como afectará el ‘Brexit’ al área de negocios más importante del banco.

Comentarios