Sábado 22.09.2018
Investigación sobre Youtube

Los canales extremistas vuelven a Youtube

Un informe vuelve a reiterar, como hace un año, que la publicidad de las grandes marcas sostienen canales extremistas de video en la conocida red de video

Si se habían ido, han regresado. Hace aproximadamente un año, en marzo de 2017, se definió un boicot general en YouTube, a canales extremistas. Se calculó que podría haber costado a la plataforma (y por lo tanto a la empresa matriz, Google) más de 750 millones de dólares.

Compañías como Mc Donald's, Johnson Johnson, Pepsi habían sacado sus anuncios de la plataforma, después de haberlos encontrado al principio de videos de propaganda terrorista. ¿Qué anunciante quiere asociarse con escenas violentas y posibles atacantes?

Pero no fue una despedida, solo un “hasta luego” Muchas de las marcas, después de las excusas y las promesas de una mayor atención de YouTube, volvieron a insertar su publicidad. La tentación de atraer, con sus videos promocionales en el espacio más popular entre las generaciones más jóvenes, nuevos clientes potenciales entre más de mil millones de suscriptores es irresistible.

Pero el problema, al parecer, no fue tan fácil de resolver. Poco más de un año después, una investigación de CNN informa que más de 300 marcas están dando soporte a contenido extremista.

El nuevo caso

Hablamos de videos que van desde escenas de pedofilia, yapoyos a nacionalistas y nazis hasta imágenes de propaganda del régimen de Corea del Norte.

Entre las empresas que involuntariamente se han asociado con este contenido se encuentran Adidas, Amazon, Cisco, Facebook, Hilton, LinkedIn, Mozilla, Netflix y Under Armour. Además de periódicos y agencias gubernamentales.

Under Armour ya ha declarado que suspenderá sus anuncios en la plataforma, después de haber encontrado uno de sus videos publicitarios en un canal que promueve la infidelidad. Un nuevo incidente, una nueva demostración de que el control de lo que sucede en YouTube, en su mayoría automatizado, no está asegurado. Incluso cuando la entidad afirma que se ha se ha puesto a trabajar para resolver el problema.

Ganancias de canales extremistas

No solo estas compañías han visto su marca asociada con escenas violentas o sexuales. También, de forma no intencionada, contribuyeron a hacer que los canales en los que se publican ganen dinero.

YouTube permite ganar dinero cuando los anuncios de sus videos superan los mil miembros o las 4.000 horas de visualización en el último año. De hecho, reciben una parte de los ingresos que obtiene la plataforma de aquellos que invierten en los videos patrocinados.

La categoría de "personas autorizadas" a ganar se restringió efectivamente después de que el caso estalló en 2017 para "evitar la monetización de videos inapropiados".

Pero la decisión sobre lo que es apropiado y lo que no , siempre pertenece a YouTube. Las empresas solo pueden indicar el objetivo elegido para sus productos, en función de las características demográficas y el comportamiento del usuario en la plataforma.

Un problema especialmente para las agencias gubernamentales que se vieron involucradas en la investigación, ya que el Departamento de Transporte de los Estados Unidos, financiado por ciudadanos, ha permitido, por ejemplo, que el dinero público ha llegado a manos de partidarios de grupos neonazis.

Comentarios