lunes 30.03.2020

CaixaBank devuelve los 977 millones que el FROB aportó a Banca Cívica

Es la primera y única entidad en devolver las ayudas públicas, a pesar de no haberlas recibido directamente

CaixaBank ha devuelto este lunes los 977 millones de euros que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) aportó a Banca Cívica como ayuda en forma de participaciones preferentes en 2011, ha informado la entidad, que ha destacado que ha sido la "primera y única entidad en devolver las ayudas públicas, a pesar de no haberlas recibido directamente".

La decisión de amortizar anticipadamente esas participaciones fue acordada el pasado 7 de marzo por el consejo de administración de CaixaBank y se ha llevado a cabo hoy –una vez han concluido los trámites administrativos necesarios para proceder al repago– con la liquidación de 989 millones de euros, de los cuales 977 millones corresponden a principal y el resto a intereses devengados y no pagados hasta la fecha.

Por lo tanto, CaixaBank se ha convertido en la primera –y, por el momento, única entidad– que ha devuelto las ayudas públicas, a pesar de no haberlas recibido directamente.

Tras el acuerdo de integración con Banca Cívica, que se llevó a cabo sin solicitar ningún tipo de ayudas públicas, CaixaBank anunció que devolvería la aportación del FROB en los 12 meses siguientes al cierre de la fusión, que tuvo lugar el 3 de agosto de 2012.

Fortaleza financiera de CaixaBank

Esta decisión refleja la fortaleza financiera de CaixaBank, que a 31 de diciembre de 2012 contaba con un Core Capital del 11%, lo que le convierte en una de las entidades más sólidas del sistema financiero español, y disponía de una liquidez de 53.092 millones de euros.

Además, la devolución de las ayudas públicas refleja la vocación del Grupo de captar financiación en los mercados, como ya ha hecho este año con una emisión de bonos senior por 1.000 millones y otra de cédulas hipotecarias por otros 1.000 millones, con una demanda superior en ambos casos.

La ayuda del FROB a Banca Cívica se realizó para apoyar el proceso de integración de las cajas que se integraron en Banca Cívica a través de un Sistema Institucional de Protección (SIP) y se materializó el 11 de febrero de 2011 con la suscripción de participaciones preferentes emitidas por Banca Cívica por valor de 977 millones de euros.

Con la adquisición y posterior fusión por absorción de Banca Cívica por parte de CaixaBank, esas participaciones preferentes pasaron a formar parte de los recursos propios de máxima categoría (Core Capital y Capital Principal) de CaixaBank y podían ser repagadas en un plazo máximo de 5 años.