viernes 20.09.2019
Malos resultados primer trimestre

La caída de Bankia aleja su privatización

Bankia pierde en dos meses un 15% de su valor en bolsa y digiere mal la incorporación de BMN

La caída de Bankia aleja su privatización

El plan estratégico presentado en febrero debía “normalizar el proyecto”, según José Ignacio Goirigolzarri. Es decir, facilitar una privatización que permitiera al estado recuperar parte de los más de 21.400 millones que quedan por recuperar de su rescate y el de BMN.

El optimismo duró una mañana. Desde aquel 27 de Febrero el mercado le ha dado la espalda a la entidad: en poco más de dos meses ha perdido un 15% de su valor.Desde diciembre de 2016 la acción de Bankia no valía tan poco.

Primer trimestre: una Bankia más pequeña, aunque solvente

Los resultados de Bankia en el primer trimestre reflejan el lastre que ha sufrido la incorporación de BMN a la entidad.

En el cuarto trimestre de 2017, BMN sólo había formado parte del grupo durante el último mes del año. La comparación de los indicadores financieros entre ambos trimestres nos presentan un banco peor, más pequeño y, desde luego, menos rentable para el accionariado.

El beneficio se ha reducido un 25%, al comparar los dos primeros trimestres de 2018 y 2017, los costes de estructura se han disparado, debido al exceso del BMN y tanto la rentabilidad de los activos como la de los recursos propios han caído. De manera que la rentabilidad para los accionistas es de casi un 30%, si la medimos sobre los activos del banco.

Y sin embargo, Bankia, mantiene su solvencia, sobre la base de reducir su balance: concede menos crédito.  Bankia es solvente porque presta menos a particulares y más al sector público. Los reguladores tranquilos.

El problema de los márgenes

Como consecuencia, la evolución de los márgenes de intereses ha vuelto a poner de relieve la debilidad de la entidad frente a un escenario de sensibilidad a un escenario de tipos mínimos.

Desde luego, este no es un problema exclusivo de Bankia, sino del conjunto del sector. Sin embargo, mientras buena parte de las entidades españolas lo ha compensado aumentando el negocio, Banjia, como hemos visto, reduce su balance.

La privatización paralizada

La intención del Gobierno es una privatización que recupere su rescate. Tras vender en el otoño un 7% de su capital, el estado tiene un 61% del capital de Bankia. Títulos que valen 6.674 millones de euros, 1.585 millones menos que en sus máximos anuales, y lejos de los 22.424 millones de euros y 1.845 con los que se rescató Bankia y BMN. EL dinero recuperado no supera el 12%

La expectativa es que la subida de los tipos y los planes de mejora del dividendo del banco permita al gobierno moverse con más facilidad, pero el plazo concedido por Europa para la privatización del banco concluye a finales del próximo año.