viernes 16/4/21

Estrella Digital

Auditorías energéticas obligatorias y mejora de la eficiencia energética

Según el Real Decreto 56/2016 de 12 de febrero las empresas con un mínimo de 250 empleados, o aquellas que muevan un volumen de negocio de más de 50 millones de euros, deben realizar una auditoría energética cada cuatro años de forma obligatoria. No cumplir con este requisito puede incurrir en multas de hasta 60.000 euros por centro no auditado

empresa

Para avanzar en estrategias para el ahorro de la energía primaria que se consume y mejorar el consumo energético de los diferentes sistemas, instalaciones o equipos de las empresas nació el Real Decreto 56/2016 de 12 de febrero. En este decreto se constituyen las líneas de conducta para saber cómo efectuar las auditorías energéticas. Igualmente, este decreto establece cómo deben ser los sistemas de acreditación tanto para los auditores como para los proveedores de servicios energéticos. Otro asunto tratado en este Real Decreto es cómo llevar a cabo los procedimientos para la promoción de la eficiencia energética en las empresas.

Diferentes procedimientos de control

El Real Decreto 56/2016 de 12 de febrero obliga a la realización de auditorías energéticas a las grandes empresas cada cuatro años, teniendo en cuenta la fecha de la última verificación. Para realizarlas es imprescindible que se cubra en el estudio al menos un 85 por ciento del consumo total de la energía que se produce en las instalaciones de la empresa (dentro del territorio nacional).

Una de las formas de certificar que la compañía cumple con los requisitos exigidos de mejora de su eficiencia energética y que implementa actuaciones para la reducción de gases con efecto invernadero, es realizar una auditoría energética que cumpla con los criterios mínimos que se establecen en el Real Decreto 56/2016. También se puede poner en marcha un sistema de gestión energética o ambiental que contenga una auditoría energética elaborada según los criterios establecidos por el Real Decreto 56/2016.

Pautas a seguir para realizar una auditoría energética

Todas las auditorías energéticas tienen que ser elaboradas por auditores energéticos capacitados, es decir, que cuenten con documentación identificativa y cualificación técnica. Además, debe contar con los medios técnicos para poder evaluar y corroborar los datos de consumo tanto de electricidad como de energía, que obviamente tendrán que estar debidamente medidos, actualizados y ser demostrables.

Hay que realizar un análisis pormenorizado de la utilización de la energía en las diferentes instalaciones de la empresa, como pueden ser sus fábricas o inmuebles, igualmente se examinarán los gastos energéticos relacionados con las diferentes operaciones comerciales o industriales, así como el consumo de las flotas de vehículos o de los transportes específicos a los que se recurra dentro de las instalaciones de la compañía.

Estos análisis del coste del ciclo de vida de instalaciones y maquinaria serán la base de las auditorías, puesto que así se obtendrá información sobre el coste residual de las inversiones en el largo plazo y de las tasas de descuento aplicables a las mismas.

Finalmente, es importante destacar que las valoraciones deben ser suministradas con una imagen honesta y real del rendimiento energético general de la compañía y proporcionar también las diferentes opciones de mejora más apreciables.

Inspecciones de las instituciones competentes

Para comprobar que se están cumpliendo las reglas establecidas y que las empresas y compañías realizan sus auditorías de forma continuada y dentro del período de tiempo estimado, se pueden realizar inspecciones al azar por parte de los órganos competentes, valiéndose del personal funcionario. La finalidad de estas inspecciones es la comprobación de que se han realizado las auditorías energéticas obligatorias y que se cumplen los requisitos que marca la Ley.

De hecho, las instituciones competentes de cada territorio tienen que informar sobre las inspecciones realizadas en sus empresas y los resultados obtenidos en las mismas. De esta forma se puede examinar y perfilar el comportamiento energético de las diferentes empresas y grupos de sociedades de cada comunidad autónoma.

Comentarios