Domingo 26.05.2019
Algunos consejos para evitar caer en una estafa

Adivinos y videntes: un mundo lleno de mentiras

Muchos usuarios quedan vulnerables ante la estafa, por lo cual se recomienda verificar la confiabilidad de un sitio al solicitar un servicio de lectura de tarot

Por tratarse de un don, no hay pruebas científicas que avalen la videncia con alguna certificación. Desafortunadamente, muchos se aprovechan de las personas inocentes que acuden en busca de información y aunque no se trate de un oficio regulado en España, se puede denunciar un sitio web por información engañosa.

Quienes no actúan con buena fe son penalizados, por eso existe la necesidad de generar una alerta en la comunidad virtual, con el fin de que evite pagar por servicios de dudosa procedencia. Las videntes buenas son mujeres reales, que honran a sus ancestros y que nacieron con el don, por lo cual tienen la mejor disposición de ayudar a sus semejantes, más allá de un simple interés económico.

En tal sentido, se enfocan en apoyar a sus clientes para que logren salir de situaciones difíciles, atienden con detenimiento todas sus dudas, sus inquietudes y dedican su vida por completo al desarrollo de poderes y habilidades especiales que les permiten adivinar el futuro, concentrándose en herramientas como el tarot.

La discreción y la privacidad forman parte su ética, pues puede tener la plena seguridad de que sus intimidades nunca le serán contadas a nadie. Durante el proceso de consulta, para ellas es prioridad que el cliente se sienta cómodo y a gusto, ya que la lectura de las cartas gira en torno a eso, a fin de que los resultados sean más certeros.

Al desprenderse del ego, se enfocan en atender las dudas de las personas y con su pureza, pueden obtener una visión preliminar del pasado, incluso del presente y del futuro, según el veredicto de las cartas, que responden a las inquietudes del cliente.

Muchas de ellas se especializan en áreas como la salud, el amor, el dinero y el trabajo, temáticas en las que son expertas realizando sus rituales, en plena conexión con el universo y sus elementos. Años de experiencia afianzan la cercanía con los arcanos, por eso a pesar de ser un don natural, requiere de práctica desarrollarlo a plenitud.

Con el pasar del tiempo, sus clientes continúan buscándolas, esto es porque confían en ellas, al sentir ese interés que tienen por ayudarles a resolver sus problemas, así que la relación que se establece es duradera. La mejor manera de evaluar su capacidad, es analizando la seguridad que proyectan al realizar la lectura de las cartas.

Una buena vidente sabe cómo canalizar sus visiones y a través de un estudio profundo logran satisfacer necesidades, enfocadas en el significado de los arcanos. Si está interesado en vivir una experiencia similar, en videntesbuenas.com podrá verificar que el resultado es fiable y que está enfocado en su bienestar.

Apelando a su don, harán uso de su fortaleza y comprensión para responder acertadamente a los estímulos sensoriales que, evidentemente, desde la niñez aprendieron a canalizar. Aparte de ser tarotistas, son seres humanos que desean conectarse con la esencia de las almas, sin seguir guiones predeterminados ni respuestas automáticas.

La videncia se sustenta en la confianza y en la seguridad que proyectan los especialistas al predecir el futuro. Es lógico que esto sea una fuente de sustento, pero bajo ninguna circunstancia una vidente se aprovecha de la inocencia de sus clientes.

Vale distinguir entre las personas confiables y quienes solo desean beneficiarse económicamente a costa de mentira y falsedad. Hay muchos indicios que le pueden generar alerta, así que no suministre datos personales sin tener referencias del presunto vidente.

Antes de contratar el tarot telefónico, pregunte primero el coste de la llamada y verifique el número a llamar, ya que muchos se aprovechan para incrementar el importe de su factura telefónica. Quien ofrece ayuda a cambio de dinero sin que se lo haya pedido, no es de fiar.

Por último, antes de solicitar servicios complementarios a la lectura de las cartas (habitualmente ofrecen cosas extra), pregunte primero el importe, para que no pague un precio elevado por algo que no necesita y que pueda incurrir en un abuso. No se preste para el intercambio con objetos de valor, rechace educadamente la oferta y evite caer en estafas.

Comentarios