Domingo 19.05.2019
El fenómeno de la criptomoneda

Acciones internacionales y regulación

Reglamentar el mundo de las criptomonedas es algo que aún no ha llegado a una instancia de consenso global, justamente porque Bitcoin fue fundada sobre los principios de la descentralización y actualmente, no es regulada por ninguna autoridad central.

Debido a esta situación y al no existir un abordaje internacional, cada criptomoneda es regulada de país en país o cuanto mucho, por regiones y saber específicamente dónde comprar Ripple, Bitcoin o Ethereum puede volverse información muy valiosa. Resta decir que incluso en algunos territorios el uso de esta moneda virtual, y de otras también, está prohibido o sufre varias restricciones.

Regulación en América Latina

En el caso de América Latina, por ejemplo, México fue uno de los primeros países en proponer un marco legal para el intercambio de las criptomonedas en operaciones financieras. Para ello lanzó una ley en la que se estableció que cada casa de cambio de criptomonedas cumpliría las mismas regulaciones que una transferencia bancaria electrónica, reconociéndolas de paso, como activos virtuales.

Otro de los países que ha dado pequeños pasos en materia de criptomonedas con eventos como el Bitcoin Day (un evento para informar, a expertos y aficiones, sobre Bitcoin y blockchain) es Argentina. Poco a poco su capital, Buenos Aires, ha ganado el rotulo de "la ciudad del Bitcoin en Latinoamérica" por el auge de las criptomonedas. Si de reglamentaciones hablamos, las criptomonedas no tienen un aún un reconocimiento legal, sin embargo, se han introducido en el día a día comercial y financiero de sus ciudadanos.

2

Reglamentaciones en España

En el caso de España si cuenta con una definición legal de criptomonedas, ya que la Directiva del Parlamento Europeo las ha definido como monedas virtuales: "representación digital de valor no emitida ni garantizada por un banco central ni por una autoridad pública, no necesariamente asociada a una moneda establecida legalmente, que no posee el estatuto jurídico e moneda o dinero, pero que es aceptada por personas físicas o jurídicas como medio de cambio y que puede transferirse, almacenarse y negociarse por medios electrónicos" (punto 18 del artículo 3 de la Directiva 2015/849).

¿Por qué regular?

De cierta forma, los motivos que llevan a cualquier gobierno a establecer ciertas reglamentaciones sobre las criptomonedas son bastante racionales y lógicos, entre ellos podemos destacar la protección del consumidor, la prevención del crimen y el pago de impuestos por realizar estos intercambios.

En el primer caso, porque ha quedado demostrado que la volatilidad con la que se manejan las monedas virtuales y su control descentralizado requiere cuanto menos una advertencia a los consumidores sobre los riegos que correrán. Países como Bangladesh, Bahréin o Qatar directamente han vetado el uso de las criptomonedas, llegando a calificar este tipo de operaciones como ilegales dentro de sus fronteras.

En relación a la segunda, nadie quiere que las criptomonedas se conviertan en la vía más fácil para cometer crímenes o realizar actividades ilegales. Como los pagos son anónimos, no resulta muy sencillo identificar a los usuarios y determinar cuál ha sido su operación. Dos de los puntos que más llama la atención en este sentido y a los que se les quiere dar pelea son el blanqueo de capitales y el terrorismo.

Finalmente, recoger beneficios por el uso de criptomonedas es a lo que apuntan algunos países. Ellos quieren recibir ingresos por este tipo de actividades, pero por ahora no hay consenso sobre el tema. Por el momento como se dijo al comienzo, todo sigue dependiendo del territorio o de la jurisdicción.

Comentarios