miércoles 17.07.2019
Mundo empresarial

Hasta 6123 € de multa por incumplir la nueva ley de registro de jornada

Una de las noticias que mayor protagonismo ha tenido en las últimas semanas para el mundo empresarial es el cambio legislativo que entrará en vigor para la Ley de registro de jornada

Hasta 6123 € de multa por incumplir la nueva ley de registro de jornada

Con las modificaciones introducidas en la ley, las empresas están obligadas a utilizar un registro de jornada de los empleados, bajo amenaza de sanciones que van desde los 626 a los 6125 euros.

Esta nueva modificación legal supone poner patas arriba la forma en la que la mayoría de empresas gestionan los horarios de sus empleados y adaptarse a la nueva legislación requiere de una inversión en softwares como el ofrecido por la empresa https://www.controllaboral.es/

Un software imprescindible para guardar los registros de jornada

Una de las obligaciones legales que se ha introducido en la Ley de registro de jornada es que las empresas deben conservar los registros de jornada de los empleados durante un periodo de al menos 4 años. Un software es la única solución posible para conservar estos registros de jornada de forma totalmente segura durante tanto tiempo.

Y es que las empresas deben tener esta información siempre accesible en caso de que sea requerida por la Seguridad Social, por inspecciones de trabajo o para trasladar la información sobre la jornada laboral al propio empleado o a los sindicatos.

En este tipo de softwares las empresas pueden registrar los horarios de entradas y de salidas de los empleados, si experimentan bajas por enfermedad, periodos de vacaciones o cualquier otro datorelacionado con la jornada laboral de los mismos. Son registros concretos para cada empleado y no registros a nivel general sobre el horario de la plantilla.

El objetivo: reducir el presentismo y las horas extra no pagadas

La puesta en marcha de estas modificaciones en la Ley de registro de jornada ha suscitado un gran debate en el ámbito empresarial y sindical, y es que mientras que para unos es una traba más para las empresas para otros es una forma de lograr datos cien por cien reales de las jornadas laborales de los empleados.

El objetivo de esta modificación legal es doble. Por un lado se pretende reducir el presentismo en las oficinas, algo habitual en nuestro país y que hace que las jornadas de trabajo a veces resulten interminables. Por otro lado se pretende acabar con la práctica habitual de muchas empresas de pedir a sus empleados hora extra sin remunerar.

Se pretende conseguir beneficios tales como una mayor conciliación de la vida laboral y familiar o un incremento de la productividad de los empleados, que regirán sus jornadas de trabajo por estrictos horarios de entrada y de salida de sus puestos.

El debate está servido pero en lo que no cabe duda es que las empresas deben adaptarse a la normativa si no quieren ser víctimas de algunas de las cuantiosas sanciones que la ley establece por el incumplimiento de la nueva Ley de registro de jornada en las empresas.

Comentarios