sábado 25/9/21

Novedades de la campaña electoral en Madrid en tiempos de pandemia

La campaña de las elecciones madrileñas comienza este domingo marcada por la pandemia, una circunstancia que ha agigantado el uso de redes sociales y ha llevado a la mayoría de los partidos a adaptar los actos tradicionales como los mítines y paseíllos a formatos más reducidos.

madrid
Madrid

Si en campañas anteriores el tirón del candidato se medía por la cantidad de gente que acudía a los actos, esta vez los partidos -con la excepción de Vox- usarán menos estos formatos apelando a la prevención de la covid y ganará aún más peso la comunicación a través de pantallas, con retransmisiones en "striming" y vídeos cortos difundidos en redes sociales.

Pero especialmente el PP y el PSOE han combinado esas herramientas con elementos de campaña más tradicionales, como paseítos de los candidatos o selfies con los seguidores.

Si sigue la tónica de la precampaña, la candidata a la reelección del PP, Isabel Díaz Ayuso, tendrá dos actos presenciales al día, uno por la mañana de pequeño formato -visitas a mercados, paseos por municipios- y mítines por la tarde a los que llevará a la prensa en un bus de campaña.

Inspirada en la estrategia en redes sociales que utilizó Vox en la campaña de las generales, Ayuso está tirando de vídeos en You Tube para tratar de llegar a un público joven y planea combinar entrevistas en medios tradicionales con 'blogueros' asociados a la derecha como Infovlogger, en cuyo espacio estuvo ya el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Además, el PP mantendrá el tradicional bus de campaña con el que el partido se encarga de movilizar a los periodistas de un punto a otro de la Comunidad para que asistan a los actos de campaña.

El candidato socialista, Ángel Gabilondo, ha visitado en precampaña numerosos municipios de la región en los que da paseos, habla con los vecinos y los alcaldes y atiende después las preguntas de los medios de comunicación.

Se han combinado esos actos con otros con un formato más de mitin que se han retransmitido de momento por "striming", incluso cuando a ellos ha acudido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque la intención es que durante la campaña haya actos y mítines presenciales al aire libre.

En esta precampaña, escudándose en la covid, Unidas Podemos ha ensayado un sistema de comunicación basado en "actos sorpresa" del candidato, de los que la prensa no tenía conocimiento previo: se informaba a posteriori con un vídeo y una nota de prensa.

Esta estrategia de "actos enlatados", que ya usó el PP en la campaña catalana, se mantendrá en la campaña de Unidas Podemos aunque solo parcialmente, pues el candidato Pablo Iglesias ya ha comenzado a convocar actos abiertos a los medios de comunicación y hará varios, en especial en barrios del sur y el cinturón rojo.

El partido tenía intención de no convocar uno de los actos más simbólicos de la campaña, la "pegada de carteles", pero finalmente habrá una retransmisión telemática este sábado por la tarde en la que Iglesias presentará el lema junto a otros miembros de su candidatura.

Aunque las redes sociales tendrán un gran peso como ha sucedido en las campañas anteriores de Más Madrid, la campaña será híbrida y Mónica García busca la presencialidad.

Planea realizar cinco actos clásicos tipo mitin en los fines de semana de campaña, cuatro de ellos en la capital, y combinarlos con una agenda intensa de reuniones con sindicatos, asociaciones y colectivos.

Tanto los candidatos como seguidores están muy activos en Twitter, pero Más País también está estrenando la red social Twitch con pequeños encuentros con candidatos para hablar de temas concretos, grabados desde una azotea del centro de Madrid alquilada para la ocasión de la campaña.

No obstante, Más Madrid quiere esta vez salir del espectro de público joven y acercarse a un rango generacional más amplio.

Con una actividad frenética en redes sociales, la campaña de Vox es la que de momento se ha permitido realizar actos multitudinarios en los que no siempre se ha respetado la distancia de seguridad.

A los paseíllos de la candidata Rocío Monasterio y del líder del partido, Santiago Abascal, se suman mítines al aire libre todos los días a los que la prensa puede acudir pero que no se retransmiten en "striming", sino que se envía el material después.

Ante los incidentes en su mitin del barrio madrileño de Vallecas que les situaron en primera plana informativa, en Vox aseguran que no se van a cortar y que acudirán a por votos a los municipios del cinturón rojo como Leganés o Getafe.

Mucho más discreta está siendo la campaña de Ciudadanos, cuyo candidato, Edmundo Bal, huye de los actos grandes y se centra en convocar charlas, en ocasiones telemáticas, porque su partido quiere potenciar que su candidato gana mucho en las distancias cortas.

Además de la campaña de "Madrileños por Edmundo" con la que en tono de broma han logrado visibilidad, el portavoz adjunto de Cs en el Congreso ha dado paseos, visitado mercados o participado en carreras populares, pero el plan de Cs no pasa esta vez por convocar actos multitudinarios. 

Comentarios