jueves 21/10/21
Opinión

Madrid con Ayuso, más gestión y menos demagogia

Ayuso (1)

La alternancia política es el legítimo derecho del Pueblo de decidir qué partido político lo representa y lo dirige. Se basa en lo que han hecho unos y lo que proponen otros. Y con esos datos, esas sensaciones, esos sentimientos, muchas veces con el permiso de los medios de comunicación, el Pueblo Soberano decide en Libertad a sus dirigentes. Y en este dogma reside la Democracia, el cual es inviolable, ya que, sin él, el concepto de Democracia carecería de significado.

La Presidenta Díaz Ayuso inició la XI Legislatura de la Asamblea de Madrid un 14 de agosto de 2019, en coalición con Ciudadanos, tras recibir el apoyo del Pueblo de Madrid con 30 diputados. Y tras dirigir el motor económico del país, la Comunidad Autónoma donde reside la capital del Estado, y convertirse en el baluarte contra aquellos que priman su beneficio personal al de la ciudadanía, en los peores momentos de los últimos 40 años, se vio obligada a convocar elecciones anticipadas un 10 de marzo de 2021, ante la felonía de su socio de Gobierno, que para su supervivencia política había decidido teñir de rojo el mapa del país.

Díaz Ayuso decidió que fuese el Pueblo Soberano de Madrid el que decidiese el futuro de su destino, y no una moción de censura orquestada por el que se dedicó a ponerle la zancadilla desde el minuto uno.

La carta de presentación de Díaz Ayuso es clara y diáfana, casi cristalina. Gestión, ya que los dineros públicos tienen dueño, y es el Pueblo de Madrid, y cada euro que se despilfarra es una estafa a un madrileño. Por eso, bajando impuestos ha conseguido recaudar más y ofrecer mejores servicios públicos a los madrileños Gestión sanitaria, ya que, antes de la pandemia, Madrid tenía los mejores datos de todo el país en listas de espera tanto médicas como quirúrgicas, siendo Cataluña y las comunidades autónomas tradicionalmente gobernadas por los socialistas las peores, con una demora superior a Madrid de más de 100 días.

Con la pandemia, sabiéndose rodear de los mejores especialistas en su Comunidad, ha sabido adelantarse en muchas ocasiones a la pandemia, cerrando colegios antes que el Gobierno de la Nación, trayendo toneladas de material cuando fracasó en su intento el Ministerio de Sanidad, los test serológicos, organizando en tiempo récord el hospital de campaña de IFEMA, y construyendo el mejor hospital de pandemias de toda Europa, el Isabel Zendal, PÚBLICO, al servicio de la ciudadanía de Madrid.

Sin olvidarnos del estudio de las aguas del Canal de Isabel como predictor semanal y quincenal de la evolución del covid-19. Gestión económica, ya que ha sabido combinar medidas sanitarias con el mantenimiento de muchos puestos de trabajo,  con la hostelería, el pequeño comercio, heridos de muerte en otras comunidades gobernadas por sus oponentes, y generando 1 de cada 4 empleos de toda España. Gestión social, haciendo que Madrid sea la capital de la tolerancia y la diversidad, del emprendedor, del amante de la libertad, libertad para elegir el colegio de sus hijos o a qué sanidad quiere ir, manteniendo y fomentando ese modo de vida a la madrileña que hace que nadie en Madrid se sienta forastero. Y todo esto con dedicación absoluta y pasión, pero primando la gestión a la ideología.

Qué ofrece la coalición de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos al Pueblo de Madrid? Pues lo que lleva ofreciendo Sánchez e Iglesias desde su llegada al Gobierno, improvisación, oscurantismo, incongruencias, mentiras, crispación, sectarismo, adoctrinamiento, y todo esto adobado con subida de impuestos, desempleo, colas del hambre y despilfarro.

Pero es el Pueblo Soberano es el que decide la alternancia política, y, a falta de la encuesta definitiva el 4M, las encuestas están diciendo que está con Díaz Ayuso, duplicando el número de diputados conseguidos hace menos de 2 años, rozando la mayoría absoluta. Por eso sus oponentes han decidido un cambio en su campaña electoral, ya que su campaña de promesas falsas y poco creíbles no les está dando sus frutos.

Han decidido hacer una campaña sucia de confrontación, insultos e inseguridad, queriendo asociar a la imagen de Díaz Ayuso una serie de valores antidemocráticos nada más lejos de la realidad. Esperemos que no entre en el juego de una campaña en el barro que pretenden y en donde se sienten más cómodos, que siga explicando sus medidas para salir de esta crisis y seguir siendo el motor económico de la recuperación del país, y que Madrid siga siendo referente de Libertad. Queremos buenos gestores, no malos ideólogos. Por el bien de Madrid, y por el bien de España…

 

Comentarios