martes 21/9/21

Borja Sémper, el éxito de una campaña sin siglas

El presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, se ha erigido como uno de los triunfadores de las elecciones municipales en el País Vasco, al romper la acusada tendencia a la baja de su partido y superar el apoyo de 2015 tras una singular campaña electoral en la que ha prescindido totalmente de las siglas de su formación

Borja Sémper, en una imagen de archivo.
Borja Sémper, en una imagen de archivo.

Sémper, candidato a la Alcaldía de San Sebastián, ha logrado mantener los 3 ediles que obtuvo el PP en 2015, al concitar el apoyo de 10.340 donostiarras, un millar más que en los comicios de hace cuatro años.

Este resultado contrasta con la tendencia del PP vasco, que ha perdido más de 26.500 votos en Euskadi, con acusadas bajadas en la gran mayoría de municipios, y también con las cifras de las pasadas elecciones generales, cuando 9.263 donostiarras optaron por los populares, mientras que ayer mismo fueron 7.649 los ciudadanos de la capital guipuzcoana los que depositaron la papeleta popular en la urna de las elecciones europeas.

Sémper, un dirigente popular que hace bandera de su heterodoxia, desapareció totalmente de la escena durante la contienda de las elecciones generales, en la que no participó ni en un solo acto con el candidato guipuzcoano, Iñigo Arcauz, impuesto por la dirección nacional del PP en contra de su criterio.

Tras las generales, el candidato reapareció con una campaña que prescindió de la tipología y las siglas del PP y cuyo lema era "No es política, es San Sebastián", con la que trataba de eludir la tendencia a la baja de los populares en Euskadi.

"Nos queríamos alejar del tono político que había en ese momento en la campaña española, un tono grueso, muy ofensivo, poco edificante", explica Sémper en declaraciones.

El equipo del candidato consideró que era necesario "preservar a San Sebastián y su debate de ese tono" y tenía "claro" que para que fuera creíble "debía ir sin siglas".

"En una ciudad como San Sebastián, en la que en 20 años han ganado desde el PP hasta Bildu, había que ser una referencia para y por San Sebastián, por encima de las siglas", un riesgo que su perfil político "soportaba bien".

Fue en verano cuando el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, le pidió que encabezara la lista municipal, lo que Sémper aceptó, "siempre y cuando tuviera las manos libres para hacer la campaña" que creyera oportuna, ya que entendía que "con una convencional" era imposible "levantar" la expectativa electoral de los populares en San Sebastián, donde las encuestas internas les auguraban un solo concejal.

Esa campaña "no convencional" ha llevado a Sémper a cantar un tema de Mikel Erentxun -quien hizo público su apoyo a Sémper pese a su rechazo expreso al PP-, nadar en la bahía de la Concha, saltar baches, tirar penaltis en un campo de fútbol o montar un coche encima de otro para denunciar la escasez de aparcamiento en la capital donostiarra.

"El alcalde, Eneko Goia, es la estabilidad, la ausencia de líos, es del PNV, que está considerado el partido más sereno que hay en España", explica Sémper, quien añade que a él le correspondía "sacar petróleo de la ventaja competitiva que pudiera tener: la transversalidad, cierta osadía, cierto mensaje más centrado".

Le ha ayudado también su posición nítida contra los pactos con Vox, un partido que tiene propuestas, como la supresión de las autonomías, que concitan un rechazo casi unánime en el País Vasco.

Sémper cree que en Euskadi, un terreno "muy complicado" para el PP, su partido tiene que ser "más osado, romper más", porque está convencido de que si los populares "no superan con valor las críticas que le hacen determinados medios y sectores ideológicos más a la derecha, se irá desinflando y siendo comidos por el PNV". "Porque aquí nuestra amenaza no es Vox, nuestra amenaza es el PNV", matiza. 

Comentarios