sábado 07.12.2019

Las cinco claves de la campaña de JxCat en Cataluña

JxCat se enfrenta en esta campaña al reto de mejorar los malos resultados del pasado abril (7 escaños) pero ya sin poder contar con los presos como candidatos, en un nuevo asalto para captar el voto soberanista frente a una ERC al alza y otra fuerza en el ring, la CUP, novata en unos comicios generales

Las cinco claves de la campaña de JxCat en Cataluña

1. SIN LOS PRESOS COMO CANDIDATOS

La gran diferencia con respecto al 28A es que JxCat ha perdido su principal baza electoral, los presos Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, que habían accedido a situarse de nuevo al frente de las listas de las cuatro circunscripciones catalanas, pero que han quedado finalmente inhabilitados con las condenas dictadas por el Tribunal Supremo en la sentencia del 'procés'.

No obstante, para JxCat, ellos siguen siendo sus candidatos -al menos simbólicamente- y, por eso, sus rostros protagonizan algunos de los carteles electorales. En otros aparece la número uno por Barcelona, Laura Borràs, o el expresident Carles Puigdemont.

2. COMPETICIÓN CON ERC Y LA CUP

JxCat sigue enarbolando la bandera de la unidad soberanista, una unidad inexistente en esta campaña. De nuevo, el independentismo se presenta por separado, y esta vez, como gran novedad en unas generales, con tres ofertas electorales: JxCat, ERC y, por primera vez, la CUP.

No se prevén actos unitarios en esta campaña, ni siquiera con motivo del segundo aniversario del encarcelamiento de miembros del Govern de Carles Puigdemont. Los actos de homenaje frente a la cárcel de Lledoners (Barcelona) se harán por separado.

3. NO HABRÁ CHEQUES EN BLANCO

A falta de unidad, JxCat no se ahorra los reproches dirigidos a sus socios de Govern, ERC, gran favorita para revalidar su triunfo del 28A en Cataluña y a la que Laura Borràs ya lanzó un dardo en la noche de arranque de la campaña, al afirmar que, a diferencia de lo que hicieron los republicanos hace unos meses, ella no piensa dar a Pedro Sánchez su voto "a cambio de nada".

En esta competición para captar voto soberanista, JxCat sacará provecho del 'no' que dio al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en el fracasado debate de investidura del pasado julio.

El mensaje de los posconvergentes es claro: no darán un cheque en blanco tampoco tras el 10N. Así marcan perfil propio frente a ERC y su cabeza de lista, Gabriel Rufián, que optaron por una abstención que resultó insuficiente, por la falta de acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos.

4. SIN RENUNCIAS

JxCat plantea una negociación con el futuro Gobierno para solucionar el conflicto catalán pero sin renuncias en tres aspectos fundamentales: derecho a la autodeterminación, libertad para presos y "exiliados" y revertir la regresión de "derechos fundamentales" provocada a su entender por la sentencia del 'procés'.

En este sentido, JxCat ha recogido el grito de "ni un paso atrás" de los sectores independentistas más exigentes y lo ha versionado en clave electoral para crear su propio eslogan: "Ni un voto atrás".

5. LÍO INTERNO POR LOS MOSSOS Y LAS PROTESTAS DE LOS CDR

Dentro de este espacio político han habido voces que han criticado y otras que han defendido la gestión del conseller del Interior, Miquel Buch, de JxCat, y la actuación de los Mossos d'Esquadra durante las protestas callejeras de los CDR contra la sentencia del Tribunal Supremo.

Sectores independientes de JxCat no esconden en privado su incomodidad con las imágenes de las cargas de los Mossos en los disturbios de las últimas semanas y piden dimisiones, mientras que el PDeCAT -partido en el que milita Buch y que está integrado en el espacio de JxCat- ha cerrado filas con el conseller.

Estas contradicciones internas -que podrían aflorar de nuevo durante una campaña en la que previsiblemente seguirán las protestas en las calles- se ven acentuadas por el fichaje como candidato para el Senado de Roger Español, el activista que perdió un ojo por una pelota de goma en las cargas policiales del 1-O y que se ha erigido en una de las voces más críticas con la actuación de los Mossos. 

Comentarios