viernes 7/8/20
PORTUGAL 2-1 GHANA

Portugal desperdicia los favores de Ghana y Alemania

La selección de Cristiano Ronaldo se despide del Mundial, tras tres partidos en los que mostró su cara más triste

Cristiano no pudo culpar a su equipo. | FIFA
Cristiano no pudo culpar a su equipo. | FIFA

Portugal venció frente a Ghana (2-1), pero no logró el milagro de la clasificación porque desaprovechó innumerables ocasiones. Los lusos necesitaban una goleada y no la lograron por culpa de la mala puntería de Cristiano Ronaldo, aunque su rival africano se lo puso muy fácil durante algunos compases del partido.

El Portugal – Ghana fue un choque con muchísimas alternativas. Un ida y vuelta entretenidísimo en el que los africanos desconfiaron de la honradez de los alemanes y lo terminaron pagándolo caro. Los de Appiah pudieron ganar el partido, pero se dedicaron a esperar más de la cuenta y terminaron eliminados.

Portugal saltó al último partido del grupo con un centro del campo muy renovado. Paulo Bento se vio obligado a desplazar a Veloso al lateral izquierdo por la lesión de los dos especialistas que incluyó en la convocatoria. Además, el seleccionador luso decidió dejar en el banquillo a Meireles para que William Carvalho y Amorin pudiesen jugar junto a Moutinho. Por su parte, en medio de la tormenta ghanesa, Appiah sacó a Badu y a Warris en los lugares de los desterrados Boateng y Muntari.

Tanto a unos como a otros solo les valía una goleada y confiar en la profesionalidad de alemanes y estadounidenses para pasar de grupo. Por eso, los dos equipos salieron a por todas desde el principio. La primera parte fue trepidante con opciones para los dos contendientes, pero con Portugal en una versión muy mejorada y llevando la voz cantante.

Cristiano Ronaldo estuvo mucho más participativo que en los dos partidos anteriores y en los primeros compases del partido consiguió que un centro-chut suyo terminase en el larguero. Después, el madridista perdonó una ocasión de oro, al desperdiciar un balón de oro que le puso Joao Pereira desde la derecha. El cabezazo de CR7 fue al centro, el único lugar donde Dauda podía hacer algo.

CR7 falló casi todo

Después, Gyan tuvo dos oportunidades clarísimas que no acabaron en gol gracias a Beto, que demostró que estaba mucho más en forma que Rui Patricio. El guardameta sevillista sacó con el pie un remate a bocajarro y después un cabezazo, para amargarle la tarde al delantero que milita en el Al-Ain de los Emiratos Árabes.

Sin embargo, el gol llegó en la jugada menos brillante del encuentro. Veloso puso un centro defectuoso en el área de Ghana y Boye intentó despejar de una forma extrañísima y acabó metiendo el balón por la escuadra de su propia portería. A continuación, se vivieron unos momentos de desconcierto en los que parecía que Ghana había perdido la fe, pero Atsu hizo que su equipo despertase con una internada por la banda izquierda que terminó con un disparo cruzado a pierna cambiada que salió lamiendo el poste.

Con esta situación, se llegó al descanso y los primeros minutos tras la reanudación fueron realmente decepcionantes. Portugal no podía hacer daño a Ghana y con el marcador momentáneo del otro partido del grupo, los africanos bajaban los brazos por instantes. Sin embargo, Müller marcó en Recife y ‘las Estrellas Negras’ despertaron en Brasilia.

De hecho, no tardaron ni un minuto en reaccionar. Asamoah entró por la banda izquierda y metió un centro medido con el exterior a la cabeza de Gyan, que definió de forma inapelable. El lateral de la Juve dejó en su asistencia el gesto técnico más bello que se ha visto en lo que llevamos de Mundial. Ghana se veía otra vez con vida y el gol dilapidó las pocas esperanzas que podía tener Portugal.

Por eso, Ghana cogió definitivamente el mando del partido y rozó la clasificación momentánea, pero Waris falló un gol cantado, tras un gran centro de Gyan. El mediapunta ghanés estaba más solo que la una. En esos minutos, los africanos tenían el partido en su mano, pero daba la sensación de que preferían esperar antes de irse definitivamente a por el partido, ante un equipo luso que parecía muerto.

No obstante, si le regalas un balón en el centro del área a Cristiano Ronaldo, él lo acepta encantado y lo convierte en gol. Dauda dejó la cantada del Mundial (y será por errores de peso de los porteros) y convirtió un balón bombeado despejado por su defensa en una asistencia perfecta para el Balón de Oro. Portugal volvió a creer, pero necesitaba tres goles en diez minutos. Pudo recortar en una jugada de tiralíneas entre Veloso y CR, que el delantero no supo concluir. Finalmente, Cristiano desaprovechó otras dos ocasiones inmejorables, en la primera la mandó por encima de la portería cuando remató a medio metro de la línea de gol y en la segunda se encontró con Dauda en el mano a mano.

PORTUGAL: Beto (Eduardo, min.89); Pereira (Varela, min.61), Alves, Pepe, Veloso; Moutinho, Willian, Amorim; Cristiano Ronaldo, Nani y Eder (Vieirinha, min.69).

GHANA: Dauda; Afful, Boye, Mensah, Asamoah; Badu, Rabiu (Acquah, min.76), A. Ayew (Wakaso, min.81), Atsu; Gyan y Waris (J. Ayew, min.71).

Goles

1-0, min.31, Boye (p.p).

1-1, min.57, Gyan.

2-1, min.80, C. Ronaldo.

Árbitro: Nawaf Shukralla (Bahréin). Amonestó a Moutinho (min.90) por parte de Portugal; y a Afful (min.39), Waris (min.55) y Ayew (min.78) por parte de Ghana.

Comentarios