viernes 3/12/21

Los nervios y falta de confianza traicionan a las chicas en las matemáticas

Los nervios y la falta de confianza que declaran sentir las chicas ante la asignatura de matemáticas explican en parte su peor rendimiento académico frente a los chicos, según una investigación difundida hoy martes por el Centro de Políticas Económicas de Esade

matematicas

El trabajo, firmado por el profesor de Economía del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Estocolmo, recuerda que las diferencias de género en la participación en el mercado laboral y en los logros educativos han registrado una gran reducción, pero la mujer sigue escogiendo en una proporción muy baja disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Matemáticas e Ingeniería), asociadas a mejores salarios.

El investigador utiliza para su trabajo microdatos de pruebas diagnósticas de la Comunidad de Madrid en los cursos de 3º y 6º de Primaria y 4º de la ESO, y las respuestas que arroja un cuestionario ligado a estos exámenes.

Los resultados reflejan que las chicas superan de media a los chicos en las asignaturas de lectura, pero ellos "ganan" a las chicas en matemáticas. Esta última diferencia se duplica a medida que avanza la educación obligatoria (entre tercero de Primaria y cuarto de la ESO).

Así, los chicos tienen un rendimiento mayor que ellas en 3º de Primaria equivalente a 5 meses de escolarización y se dobla hasta los diez meses en 4º de la ESO.

"Todo ello apunta a una aparente ventaja comparativa de los chicos frente a las chicas en matemáticas. Pero quedarse aquí solo cuenta parte de la historia", añade.

De acuerdo con los resultados obtenidos, las alumnas declaran sentirse un 50 % más nerviosas realizando la prueba de matemáticas en comparación con los chicos, indicando que sufren más presión.

Manifiestan, además, una menor confianza en sus habilidades en matemáticas, y cuando son las mejores de la clase, cometen más fallos de predicción de su propio nivel: las estudiantes "parecen disponer de peor información sobre sus habilidades".

"Todos estos resultados contrastan con que, en la asignatura de lengua (en la que destacan ellas), las diferencias son prácticamente inexistentes, encajando con explicaciones atadas a los estereotipos de género", subraya el trabajo de investigación.

Para cerrar la brecha y mejorar el desempeño y las decisiones educativas de los estudiantes, el "think tank" de Esade propone cuatro grupos de políticas, distinguiendo entre los alumnos de bajo y alto rendimiento.

Para los primeros sugiere programas de tutorías y de recuperación escolar, y para los segundos apuesta por los programas de mentores y o consejeros escolares y proveerlos de información sobre su rendimiento para ayudar a mejorar su motivación y confianza. EFE

Comentarios