martes 26/10/21

La formación para psiquiatra infantil se multiplica, de 4 meses a 4 años

Hasta ahora eran suficientes cuatro meses de formación en psiquiatría infanto-juvenil para ser un especialista y atender a menores con trastorno mental grave, pero con la creación de la especialidad, ya aprobada en Consejo de Ministros, el tiempo mínimo necesario para adquirir las competencias pasa a cuatro años

Niños de diferentes etnias.

Lo explica a Efe el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Celso Arango, que considera que el real decreto que este martes recibió el visto bueno del Consejo de Ministros viene a paliar una "carencia histórica" del Sistema Nacional de Salud y acaba con una dolorosa situación en la que "los profesionales aprendían por ensayo y error".

El real decreto por el que se crea el título de especialista en Ciencias de la Salud, Psiquiatría Infantil y Adolescencia aspira a facilitar la detección e intervención temprana de trastornos mentales y del neurodesarrollo en los más pequeños y coloca a España en línea con el resto de los países de la Unión Europea, donde sí existe la especialidad.

Según Arango, jefe del servicio de psiquiatría del niño y del adolescente del hospital Gregorio Marañón, en Madrid, el 20 por ciento de los menores cumple criterios diagnósticos para un trastorno mental y aunque algunos son más leves y pasan con el tiempo, "un porcentaje muy importante" se considera grave.

Los más frecuentes se refieren a trastornos del vínculo y afectivos (depresión), problemas alimentarios y tendencias suicidas que se presentan con síntomas completamente distintos a los adultos.

El presidente de la SEP subraya que la pandemia ha acentuado los trastornos mentales graves entre la población de 10 a 18 años y han colapsado los ingresos en las urgencias materno infantil, que se han disparado en estos últimos seis meses.

En concreto, en el hospital Gregorio Marañón la demanda de camas por salud mental de menores ha crecido hasta un 400 por ciento.

Queda por saber si hay más casos que no salen a la luz y se quedan en Atención Primaria, donde los profesionales, colapsados de trabajo, no los derivan a urgencias hospitalarias o especialistas.

Arango recuerda que el 50 por ciento de los trastornos mentales empiezan en la infancia y la adolescencia, "y esta es una etapa de la vida muy agradecida porque cualquier intervención que se haga, psicosocial o psicoterapéutica, es más eficiente y produce un impacto mayor. El cerebro es más plástico".

El presidente de la SEP también apela a quitar el miedo a ir al psiquiatra porque, dice, "todos los órganos tienen derecho a enfermar y a sanar, y el cerebro en determinados momentos de la vida bien por causas generales, biológicas o ambientales pueden entrar en un mal funcionamiento".

Trastornos, explica, que no producen dolor pero sí tristeza, alucinaciones, convulsiones o ansiedad y esa es "la expresión de un órgano que está diciendo que algo va mal y hay que tratarlo".

Arango cree que la pandemia de la covid ha puesto el foco en las carencias de la salud mental en España pero nada tiene que ver con la creación de esta especialidad que es una lucha de los psiquiatras desde hace muchos años tras un intento fallido en el año 2014.

Y aspira este psiquiatra a que la nueva especialidad comience su andadura en el MIR de 2023 aunque no descarta que entre incluso el próximo año aunque, admite, "hay una posibilidad mínima".EFE

 

Comentarios