sábado 12/6/21

Influencers y mascarillas: con la salud no se juega

Es tal el número de informaciones en plena pandemia, de tanta relevancia y que afectan tan directamente a nuestra salud y nuestro bienestar emocional, que algunas de extraordinaria importancia pueden pasar desapercibidas. ¿Nos estamos protegiendo adecuadamente, con el material pertinente, de los contagios, de las entradas en la UCI, de las muertes? Más allá del respeto a la distancia, de evitar aglomeraciones, de seguir más o menos las instrucciones de las autoridades en determinadas fechas… ¿lo estamos haciendo bien?

24

El Consejo de Enfermería ha dado la voz de alarma. Demasiadas personas influyentes lanzando la idea de que hay que llevar mascarillas estampadas, de distintos colores, transparentes, ‘cool’, ‘trendy’… una tendencia verdaderamente delirante e infantiloide, un gesto extremo de inmadurez que presenta a lo que es un medio de protección sanitario como si de un complemento (unos pendientes, un collar, un bolso, un piercing) se tratase. Un auténtico disparate. 

Más allá de las críticas lógicas y merecidísimas (por desgracia) a la gestión política de la pandemia, hay una parte de la responsabilidad que es ineludiblemente nuestra: ¿cómo es posible que aún usemos material, con decenas de miles de muertos y centenares de miles de contagiados, que ni protege ni filtra contra el coronavirus? ¿cómo es posible, como han subrayado los enfermeros, que se estén usando mascarillas que ni están certificadas ni homologadas en España y, por consiguiente, de uso no recomendado? 

Pero, aún es peor. En nuestro país ha cuajado una industria de fabricación propia, iniciada por la Corporación Mondragón y continuada por compañías especializadas como el Grupo Farmaquivir, que están en condiciones, y así lo hacen, de llevar millones de mascarillas cada mes al mercado; cumpliendo con todas las especificaciones y las normativas europeas, que no solamente están acreditadas como Equipo de Protección Individual (EPI) sino que son desarrolladas por firmas que, en tiempos de crisis económica, están creando puestos de trabajo que de otra forma se generarían en China.

Es absolutamente recomendable y saludable que la ciudadanía mire a nuestros gobernantes -nacionales, autonómicos y locales- para examinar en qué aciertan y en qué fallan en la conducción de este negrísimo trance colectio. Pero, hagamos un ejercicio de honestidad, hay decisiones que quedan de la mano y en el tejado de cada uno de los gobernados. ¿Somos conscientes? ¿Estamos a la altura?

Encuentran en extrañas circunstancias el cuerpo sin vida de una conocida influencer

3 cosas que no sabías (o sí) de la influencer María Pombo​

Comentarios