miércoles 20.11.2019
Amenazas de sanciones astronómicas

Ryanair, la política laboral en el centro del escándalo

Ryanair cancelará 2.000 vuelos hasta finales de octubre, con más de 300.000 personas afectadas. La pérdida de pilotos por malas condiciones laborales está en el centro del escándalo que afecta a la compañía y que puede suponerle astronómicas sanciones

Avión de Ryanair.
Avión de Ryanair.

Los errores en la política laboral respecto a sus pilotos puede salir muy cara a Ryanair, que está dejando estos días en tierra a cerca de 300.000 viajeros. Además de las compensaciones a afectados por las cancelaciones, la compañía está ofreciendo 50 euros, pero vía administrativa o judicial podrán obtener mas, Ryanair se arriesga a sanciones astronómicas, por parte de los reguladores.

En España, La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ya ha abierto expediente a la compañía y deberá determinar el tipo de sanción que corresponde, aunque ha avanzado que, en principio, será económica. Ryanair no perderá la licencia pero se arriesga a que la sanciónen

De los dos mil vuelos cancelados, quinientos pueden tener tienen destino y origen en España, un 25% del total. Una cifra abrumadora que podría suponer una sanción superior a los cuatro millones de Euros.

Norwegian y la política de pilotos de Ryanair

Michael O´Leary, presidente de la compañía presentó las cancelaciones como un intento de mantener la puntualidad, tras la obligación impuesta por las autoridades irlandesas de cambiar el horario laboral. “Nos hemos hecho un lío con las vacaciones de los pilotos”.

En realidad, la cosa no era tan burocrática. La compañía Norwegian, al igual que hiciera en el Prat, robándole a Vueling setenta pilotos, le ha quitado 140 en lo que va de año a la compañía con base en Irlanda. Detrás de esta competencia está la feroz lucha que se ha establecido entre las líneas aéreas por el segmento de bajo coste transoceánico.

Pero en realidad, estos fichajes tienen que ver con la abusiva política de O´Leary con sus pilotos. De hecho, fuentes del interior de la compañía elevan la pérdida a  700 en el último ejercicio.

La razón fundamental es la política laboral de O´Leary. Ryanair tiene 80 bases de pilotos en todo el mundo, pero la mayor parte no están contratados por la compañía. Esta es la primera práctica laboral irregular: con la excepción de los pilotos con base en Irlanda, sede de la entidad, la mayor parte son contratados como autónomos. Además, en un práctica que en España podría ser de dudosa legalidad, no los contrata la propia compañía sino una agencia que, luego, los cede.

Ante el rechazo de pilotos que caminan en dirección a los Emiratos Árabes, Estados Unidos o China, Ryanair  ha puesto m en Marcha un "Programa de Cadetes" donde adiestran a pilotos con escaso número de horas realizadas en simuladores y que sustituyen a los copilotos con más experiencia.

El “bajo coste” – como todas las estrategias de “uberización” – se traduce en un bajo salario, y bajas condiciones laborales. El problema es que la competencia debe copiar ese modelo laboral, si quiere competir.

Tras el escándalo de Ryanair no esta la puntualidad, está la devaluación de los pilotos. La siguiente élite laboral que morderá el polvo de los tiempos que corren. 

El "Bonus" para salvar el escándalo

Preocupada por el déficit de pilotos Ryanair les está invitando a "renunciar" a sus vacaciones en las próximas semanas ofreciéndoles un bono de 12 mil de euros para los "capitanes" o 6 mil para los primeros oficiales, si se mantienen en su puesto durante un año. Para conseguir el premio (que corresponde a dos meses promedio) tendrán que hacer más de 800 horas de vuelo en estos 12 meses, con un máximo de 10 días de descanso (los llamados "Woff" o día de trabajo off).

De repente, después de años de recortes, Ryanair está "aumentando" los recursos financieros para los trabajadores que permanecen fuera de la base para pasar la noche. Habrá aumentos de los actuales 28 euros a 75 euros por noche, casi triple.

La carta muestra esencialmente una primera grieta en la firmeza de la empresa que hasta hace poco era oídos sordos a las peticiones de retoques en la nómina nómina, enterrados por la amenaza de despido, en caso de apelación a los sindicatos.

Comentarios