miércoles 28/10/20
Grandes empresas

Las escandalosas retribuciones de los ejecutivos españoles

La retribución media de un Consejero Delegado es 153 veces la del salario medio. Mientras las cotizaciones cayeron un 7% en 2015, la retribución media de los consejeros subió un 8,2%. El Informe sobre Retribuciones de 2015 publicado por la Comisión del Mercado de Valores llama a la reflexión sobre los mecanismos de remuneración

El ajuste salarial provocado por la pérdida de riqueza tras la crisis no ha afectado a los principales ejecutivos. Incluso las entidades que gestionaron el desastre han visto como sus ejecutivos más relevantes veían crecer sus remuneraciones. La retribución media de cada consejero alcanzó los 344.000 euros anuales, creciendo en 2015 un 8,2% respecto al año anterior. Ahora bien, que no le atrapen las retribuciones medias.

Los presidentes ejecutivos de los consejos tienen una retribución media de 3,45 millones de euros (crecimiento del 2,6%), frente a unos 763.000 euros para los presidentes no ejecutivos (crecimiento del 47%); seguidos por los consejeros delegados cuya retribución media es de 3,05 millones de euros (crecimiento del 5,1%). El INE estimó en 2015 en 22.850 euros el salario medio de los españoles, con un crecimiento del 1,1%.  Para entendernos, un consejero medio cobrará 15 veces más que la media de personas asalariadas y si es consejero delegado lo hará en 153 veces.

Prácticamente la mitad de estas remuneraciones se corresponden con retribuciones variables, los 'bonus', sujetas, se supone, al cumplimiento de objetivos. A pesar de que la bolsa española se redujo en un 7% y los beneficios cayeron en un 24%, no se ha aplicado ninguna cláusula 'malus' (permiten no abonar la parte diferida de la retribución variable) ni las cláusulas 'clawback' (permiten a la empresa reclamar la devolución de los componentes variables de la remuneración).

Los consejeros y ejecutivos  de las empresas energéticas y financieras son los que obtienen una retribución más alta. El 10% de los ejecutivos mejor pagados de ambos sectores cobrarán entre 1,6 y 1,4 millones respectivamente.

Los bonus

En 2015, un total de 79 sociedades han concedido retribuciones variables a corto plazo ('bonus') a 197 consejeros, por un importe medio por consejero de 418.000 euros, que es superior, si se recuerda, al salario medio. El informe hecho público nos dice que un consejero ejecutivo de la Corporación financiera Alba cobra 334.000 euros mientras en Catalana Occidente se cobra 835.000. En NH, la retribución alcanza los 950.000 euros. En Prisa se cobra 737.000, en Vocento 530.000, y en A3 Media 898.000.

Cantidades desorbitadas, pero lejanas a las de los más altos ejecutivos. Treinta personas se repartieron en 2015 hasta 252 millones de euros, con Botin (7,4 millones) a la cabeza.

No hace falta ser un ejecutivo exitoso para llenarse indecorosamente los bolsillos. Ángel Cano fue despedido del BBVA con una pensión de 1,8 millones al año; el presidente de INDRA, Javier Monzón, despedido al aflorar perdidas millonarias, acompañadas del correspondiente ERE, comprador de un Jet privado a espaldas del consejo, se fue con 12,1 millones, antes de pasarse a OHL; Benjumea, presidente de la concursada Abengoa, se aplicó una remuneración de 15,67 millones, ahora investigada por la Audiencia.

Aunque la presencia de mujeres en los consejos aumentó ligeramente, acercándose al 29% en las compañías del IBEX, si se trata de funciones ejecutivas, el porcentaje es muy bajo, un 4,2%, e incluso se ha reducido en un punto desde el año pasado, por lo que no son de las más retribuidas.

La dudosa bondad de los bonus

A la retribución variable se le atribuye la seria amenaza de un riesgo moral, expresión que en economía describe a los incentivos para obrar venalmente sin consecuencias. El Director Ejecutivo de Wells Fargo se enfrenta a serias responsabilidades desde que se supiera que miles de empleados habían creado en secreto cuentas falsas de clientes para cumplir los objetivos.

No es una práctica inusual el 'bonus' a los empleados. En MAPFRE, 205 directivos tienen un plan del mismo tipo. Orange acaba de negociar con los sindicatos un plan para siete mil trabajadores.

Sin embargo, en todo el mundo se ha abierto una reflexión sobre este tipo de retribución. Neil Woodford, reputado gestor de fondos en Londres, ha declarado que “la cultura de los bonus es mala para la economía, los clientes y los trabajadores” y ha anunciado que su entidad se pasa a la retribución fija, que ha aumentado. El jefe del gestor de fondos Standard Life ha declarado que “los ejecutivos están excesivamente pagados”.

Por el contrario, el Presidente del BBVA pedía que se redujeran las limitaciones europeas a la retribución variable. El argumento, la necesidad de retener talento ante el disruptivo ataque de la banca tecnológica. Hay 2050 ejecutivos con los que la banca española ha pactado estas retribuciones variables al máximo aprobado por el regulador europeo, el doble del salario. España es el cuarto sector bancario europeo en este tipo de retribuciones, en un momento en que ha visto reducido su beneficio en un 27% y su rentabilidad por debajo del 7%, dos puntos menos que el año pasado.

El informe citado viene a reconocer que hay poca correlación entre los 'bonus' y el rendimiento, cuestión también apoyada por la evidencia académica generalizada. A ello se añade la convicción de que los lugares de trabajo que dependen de 'bonus' promueven el egoísmo y el oportunismo, con un resultado final poco ético e ilegal de los empleados.

Comentarios