jueves 12.12.2019
Resultados perores de lo esperado

Los minoritarios y los buitres se resisten a salvar el Popular

El Banco Popular registró unas pérdidas de 137 millones de euros en el primer trimestre de 2017, después de dotar 496 millones a provisiones por el negocio inmobiliario. Ampliar capital o fusión, a pesar de las presiones interesadas de los accionistas, son necesarios

Banco Popular.
Banco Popular.

Al Popular le faltan dos datos para elaborar su cuaderno de bitácora: las provisiones para cubrir el ladrillo y lo que pasará el próximo periodo con su negocio tradicional. O sea, están calculando lo que necesitan pedir o en ampliación de capital o su valor de absorción.

Los números del Banco no son de quiebra, no tendrá dificultades de tesorería ni expondrá a sus clientes a sufrimientos inesperados, al menos por ahora. Sus actuales gestores lo saben y saben, también, que tendrán eso si que dar muchas explicaciones y definir con más claridad su estrategia: los buitres y las minorías tienen mejor estrategia de medios que el banco.

El exceso de inmobiliario inservible no se puede superar sin capital y sin desinvertir en algunas de sus propiedades. Esto es lo que el Presidente le dijo a a la junta que el Banco celebró el día 10, y es lo que el CEO, Asiaín, no se ha atrevido a comunicar hoy. 

El popular, supera con creces las esperadas pérdidas trimestrales. La capitalización del banco es necesaria y los resultados se abren a la fusión. En el Gobierno no tienen clara la pareja de baile del banco, de todos modos, lo de Bankia no les crearía problemas, si BBVA y Santander siguen poniéndose exquisitos.

Los fondos buitre siguen acumulando posiciones cortas, apostando por una caída que permita una OPA. Los minoritarios y sus bufetes, y sus antenas mediáticas. apuestan por una imposible gestión de la autonomía, sin cambios en el capital.

Los minoritarios y los medios afines rechazan el equilibrio

Los voceros de los accionistas menos influyentes, utilizan sus antenas para negar que la ampliación de capital y la fusión sea  necesaria. Los accionistas, sus afamados bufetes, con toques podemitas, y sus antenas, en aparentemente reservados medios , niegan lo que para el mercado es una evidencia: el Popular necesita capital. Los bufetes y sus medios interesados ganarán menos si la capitalización se produce.

Ciertamente, minoritarios, bufetes de accionistas minoritarios que cobran por el fracaso del Popular, y  medios en los que los bufetes de los minoritarios escriben doctrina, están ansiosos por negar lo evidente: el ratio de capital del Popular se acerca peligrosamente a los mínimos requisitos de capital que reclama la Unión Europea.

Los resultados y la demanda de capital

La entidad presidida por Emilio Saracho -con un ratio de capital del 11,91%-, se presenta  ante una crítica situación al rozar el mínimo exigido por el Banco Central Europeo (BCE) del 11,375%.

Actualmente, el mercado considera que el Banco Popular debería optar  por captar 4.000 millones de euros o ser absorbido por otra entidad. 

Por el momento, la entidad bancaria ha puesto a la venta 500 millones de activos dañados. El resultado de la dotación de 496 millones a provisiones por el negocio inmobiliario, ha provocado también que las comisiones se hayan reducido y que los resultados de sus operaciones financieras se hayan desplomado un 87%.

Solo funcionan las comisiones

La fiel y tradicional clientela del Popular, se cansa. El Popular perdió 800 millones de euros en depósitos en Febrero, el banco hace un esfuerzo  por recuperar lo que sin duda ha sido siempre, junto a sus reputados recursos humanos, su mejor capital.

Las cuentas arrojan unas ganancias de 180 millones en la actividad comercial minorista,  especialista en pymes, por cierto en un mercaod donde las pymes estas siendo especialmente castigadas como ayer mismo reconocía el Banco de España. El volumen de créditos concedidos retrocede un 5,6%, hasta 100.859 millones, con un ratio de morosidad que crece al 14,91%, frente al 12,68% de un año antes.

El margen de intereses alcanzó los 500 millones de euros, un 9,4% menos que en el primer trimestre de 2016, al tiempo que el margen de explotación se situó en 309 millones de euros, un 25,9% menos que en el mismo periodo del año anterior, pero en niveles similares si se excluyen los resultados por operaciones financieras.

Las comisiones se incrementaron un 4%, hasta los 140 millones de euros, el mejor trimestre del último año.

El dato también es negativo en cuanto a los recursos de clientes, que han caído un 3%, hasta 84.163 millones, lo que dejó los activos totales gestionados por la entidad en 167.212 millones, un 8,2% menos que un año antes. Aun así, el Popular destaca el incremento del 27% en contratación de depósitos, el mayor ritmo en diez meses.

Mucho inmobiliario y poco personal 

Por su parte, la actividad inmobiliaria se dejó 317 millones. Las ventas de inmuebles sumaron 459 millones, con un incremento del 18,5% en las ventas minoristas, al tiempo que las ventas de créditos inmobiliarios alcanzaron los 402 millones.

Por su parte, los costes cayeron un 10% interanualmente hasta los 371 millones de euros. En este sentido, los gastos de personal se han reducido un 20% respecto al primer trimestre de 2016, tras el proceso de reestructuración acometido el pasado año. La ratio de eficiencia evoluciona favorablemente y se redujo 18 puntos porcentuales respecto a cierre de 2016, situándose en el 48,72%.

Comentarios