lunes 24/1/22

Mas advierte a Rajoy: "No es posible reducir el déficit al 4,4% en un año"

El president ofrece su apoyo total al Gobierno en las grandes reformas aunque aclara que no se trata de una alianza “estable” sino de una “inversión a plazo”

Mas advierte a Rajoy: "No es posible reducir el déficit al 4,4% en un año"

Todos los apoyos son pocos, aunque hablemos de mayorías absolutas. Está claro que Mariano Rajoy no quiere estar sólo en la ingente labor a la que se comprometió el 21 de diciembre cuando juró su cargo como presidente del Gobierno, y por ese motivo busca aliados. Entre sus ases parecen figurar los nacionalistas; y así lo ha demostrado con las dos visitas que ha recibido en el Palacio de la Moncloa esta semana. Primero fue el turno del secretario general del PNV, Iñigo Urkullu, y este miércoles ha sido el del presidente del Gobierno catalán, Artur Mas, que se convierte de esta manera en el tercer presidente autonómico que visita la residencia presidencial después del 20N.

“Ya le he dicho a Rajoy que no es posible ni realista pasar en un año del 8% al 4,4% de déficit”. Según Mas, "si no es engañando", España no podrá cumplir con el objetivo pactado con Bruselas. Así de contundente se ha mostrado el presidente de la Generalitat en la rueda de prensa posterior a su encuentro con el líder del Ejecutivo en Moncloa. Una reunión que ha durado cerca de dos horas, que ha dado para tratar los temas principales de la agenda de Mas (crecimiento económico, austeridad y Cataluña y su pacto fiscal) y donde tampoco han faltado los micros abiertos. “Vivo en el lío”, le ha dicho Rajoy a Mas mientras intercambiaban el saludo ante los fotógrafos y las cámaras de televisión. Sólo dos días después de que otros micrófonos le pillaran en Bruselas diciéndole a su homólogo filandés que “la reforma laboral le va a costar una huelga general”.

Una realidad que no parece haberle preocupado al líder catalán, que se ha mostrado bien explícito en su postura: “Nuestra disposición ante las reformas que el Gobierno tiene pensado llevar a cabo es positiva. Colaboraremos”. Una declaración cuanto menos curiosa, después de que CiU votara en contra de Rajoy en el debate de investidura. Aún así, borrón y cuanta nueva. Parece ser que lo importante ahora para el president es el futuro y resolver esta situación "lo antes posible". Según Mas, desde Europa se nos vigila cómo hacemos “los deberes” de la austeridad, y muy especialmente los de la reforma del mercado laboral. “Según se haga esta reforma vamos a generar más o menos confianza”, ha advertido el president, quien ha confirmado estar de acuerdo con Rajoy en este asunto, no sin antes apresurarse a aclarar que, siempre y cuando, “no afecte al autogobierno”. Sobre esta reforma, aunque el president parecía saber, no ha querido adelantar nada. "Se hará una reforma laboral en profundidad, no puedo contar más", ha concluido Mas.

La herencia del déficit

La famosa herencia ha sido otro de los temas clave del encuentro entre ambos mandatarios. El líder de CiU ha asegurado entender “perfectamente” en este asunto al presidente Rajoy. “Nosotros también nos encontramos con una situación parecida cuando llegamos al poder en Cataluña”, ha explicado Mas, y por eso apoyarán sin dilación las medidas de austeridad que el Ejecutivo tenga que llevar a cabo. Mas se ha calificado así mismo de “líder” en austeridad y ha aclarado que todas estas reformas “impopulares, que no populistas” no pertenecen a la “agenda española, sino a la europea”.

Tanto Rajoy como Mas han asegurado estar comprometidos con el control del déficit y con la austeridad, aunque el líder catalán ha querido ir más allá y hacerle una advertencia al Gobierno: “Estas medidas hay que tomarlas cuando se puede”. Un consejo que el president se ha permitido darle a Rajoy en base a su propia experiencia: “A nosotros se nos pidió reducir nuestro déficit al 1,3% pero ya le dije a Zapatero que no lo iba a cumplir en el plazo establecido”. Para el president lo principal es mantener a salvo “el estado de bienestar” y si se llevan medidas de ajuste muy drásticas a corto plazo, podrían ponerlo en peligro. "Habrá que fijar un calendario que sea creíble", ha añadido Mas, subrayando que en eso está Mariano Rajoy con sus contactos europeos.

El president ha ofrecido su "apoyo total" -se entiende que en el Congreso- al Gobierno en las grandes reformas, principalmente financiera y laboral, aunque ha aclarado que no se trata de una alianza “estable” sino de una “inversión a plazo”. Según el líder de CiU, no hay condiciones previas, es un gesto de buena voluntad. "Estamos haciendo una inversión a plazo. De momento invertimos y cuando termine veremos", ha explicaco Mas sobre su voluntad de apoyo al Gobierno en el Parlamento. Un apoyo que estará condicionado por dos asuntos: en primer lugar, el pago de la deuda de 759 millones que aún tiene pendiente el Estado con Cataluña. Y en segundo lugar, el pacto fiscal. Dos temas sobre los que el presidente se ha mostrado "receptivo", tal y como ha podido percebir el president durante esta reunión.