viernes 22.11.2019
OBJETIVO DE DÉFICIT PÚBLICO

Luz verde a la reforma del Impuesto de Sociedades para cumplir con Bruselas

La reforma de Sociedades se mantendrá hasta que el déficit baje del 3%. El Gobierno reitera que no se trata de una subida de impuestos sino "un cambio de metodología del pago fraccionado". 

Montoro, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Montoro, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El Gobierno ha aprobado este viernes el adelanto del pago del Impuesto de Sociedades para cumplir con el objetivo de déficit público del 4,6 % del PIB para este año, dentro de un conjunto de medidas económicas que tratarán de "minimizar daños" a los ciudadanos ante la situación de interinidad del Gobierno.

La vicepresidenta ha reiterado que la reforma del Impuesto de Sociedades no se trata de una subida de impuestos sino "un cambio de metodología del pago fraccionado".

También ha señalado que entre las medidas económicas que se han aprobado este viernes está la distribución del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) relativo al cuarto trimestre para mejorar los tiempos de cobro de los proveedores.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, ha explicado que la subida de los pagos fraccionados que se pagan a cuenta del Impuesto de Sociedades se mantendrá en vigor hasta que el déficit público se sitúe por debajo del 3% del PIB.

Montoro ha dicho que la medida aprobada por decreto ley afectará a 9.000 empresas, que son las que facturan más de 10 millones de euros y que estarán obligadas a adelantar el 23 % de su resultado contable en el año impositivo en curso.

El objetivo, ha afirmado, es mantener una recaudación total del Impuesto de Sociedades de en torno a 20.000 o 21.000 millones de euros al cierre de 2016.

De esta forma, se recupera el sistema de pagos fraccionados que se estableció en 2012 y que se levantó este año, lo que ha provocado una caída de los ingresos procedentes de Sociedades superior al 25 % conforme a los últimos datos de ejecución presupuestaria hasta agosto.

"Si no lo hacemos (subir los pagos fraccionados), vamos a reducir la recaudación del Impuesto de Sociedades en una cuantía que no nos podemos permitir", ha asegurado Montoro.

El ministro ha insistido en que no se trata de una subida del tipo general del impuesto, sino de los pagos que se adelantan a cuenta, y que al año siguiente con la presentación de la declaración se liquidan las diferencias que puedan existir a favor de la empresa o del Estado.

"Es un anticipo a cuenta, como hacemos las personas físicas en el IRPF y a las que 3 de cada 4 les resulta a devolver", ha dicho. 

Comentarios