jueves 29/7/21

Estrategias de inversión en 2021

Los inversores han empezado el año con la mirada puesta en las bolsas y en las criptomonedas
Cryptomonedas

El segundo año de la pandemia ha empezado como el primero, con subidas en la renta variable. Los inversores se estarán preguntando donde invertir parte de sus ahorros, el año que la vacuna permitirá poco a poco ir volviendo a la normalidad, e intentar recuperar parte de las caídas producidas en la economía mundial, donde unos países se recuperarán antes que otros.

Finalmente en 2020, los ganadores fueron las bolsas americanas, en especial el Nasdaq cuya rentabilidad ha sido de un 48%, como consecuencia del componente tecnólogico de muchas compañías y que han visto favorecido su negocio a raíz de la pandemia, como consecuencia del mayor empleo de los medios digitales, tanto a nivel laboral como económico.

Empresas como Facebook con un 36%, Alphabet un 33%, Amazon un 55% y Apple un 70%. Queremos destacar que una de las grandes triunfadoras ha sido el fabricante de coches eléctricos Tesla, con un 800% de rentabildad, lo que ha permitido convertir a Elon Musk, máximo accionista de la compañia como el hombre más rico del mundo, adelantando a Jeff Bezos.

Por un lado por la gestión en la vacunación, permitirá abrir nuevamente la economía en aquellos estados cuyo proceso de administración de las vacunas se está realizando de manera más ágil, lo que facilitará que sus empresas salgan reforzadas, ganando en competitividad.

En 2021 los tipos de interés seguirán siendo bajos tanto en Europa como en EEUU, y no se espera a corto y medio plazo una subida por parte de los bancos centrales, hasta que la economía no recupere una velocidad de crucero, y eso al menos llevará dos o tres años, por lo que invertir tanto en deuda pública o en depósitos a plazo no tendría sentido, si lo que queremos es conseguir una rentabilidad que permite incrementar nuestra inversión por encima de la inversión, aún teniendo en cuenta que la inflación permanecerá en niveles bajos.

En cuanto a las bolsas, parece que enero ha sido un mes bueno para los mercados, y normalmente suele ser una buena señal para el resto del año. Seguimos apostando por las empresas tecnológicas del Nasdaq, ya que aunque llevan subiendo desde 2009 estas empresas americanas, en estos momentos y dado que vamos cada vez a un mundo más digital, van a seguir siendo las reinas de la inversión.

Por ello apostamos por fondos que inviertan en compañías de este sector. No podemos olvidar las tendencias de la economía, cada vez hacia un mundo más sensible con el medioambiente, por lo que nos centraríamos en empresas que apuesten por el medio ambiente, el reciclaje, las energías limpias del tipo eólico, fotovoltaico, así como aquellas que invierten en robótica.

En cuanto a las farmacéuticas, su año fue 2020 debido a la necesidad por parte de los gobiernos de invertir en las vacunas, y por lo tanto seriamos más prudentes durante este año, ya que las grandes subidas se han producido el año anterior como el caso de Moderna que ha multiplicado por 5 su valor, siendo una de las grandes que más ha sabido aprovechar el rally y la inversión de las vacunas.

En relación a las materias primas, podríamos diversificar apostando una parte por el petróleo, en vista de la recuperación económica y que ello se reflejará en su cotización, ya que en 2020 tuvo una caída del 40%, Si el turismo se recupera, así como las industrias intensivas en este tipo de derivados, sería un aliciente para tener en cartera el tipo brent.

Importante, tener en cuenta el sector hostelero y el de las aerolíneas, esperaríamos al segundo semestre que avanzase el proceso de vacunación, para invertir en compañías aéreas que han estado muy castigadas por la drástica reducción de los vuelos y el confinamiento de los países a raíz del Covid. Las hoteleras también deberían reflejar la evolución positiva de la progresiva de las economías mundiales, y el incremento poco a poco del turismo. 

Mercados a tener en cuenta en renta variable, positivos en EEUU y Europa, sobre todo en el DAX, y menos en los mercados de Italia y España. En cuanto al mercado asiático, somos proclives a las bolsas chinas y japonesas, menos afectadas actualmente por el Covid, y que están con un crecimiento económico por encima de las economías occidentales. De momento seríamos prudentes en economías emergentes. 

Si analizmos las divisas, hemos visto en 2020 una depreciación del dólar como consecuencia de la apuesta por parte de la Reserva Federal por un billete verde débil, para abaratar las exportaciones, por lo que es probable que se mantenga en los entornos del 1.20- 1.30 con respecto al euro durante el 2021.

Por último, sería positivo que en nuestra cartera, tuviéramos una parte de las criptomonedas. Por excelencia, la más conocida y la que mayor atención despierta es el bitcoin, que desde que ha superado a finales de noviembre de 2020 la barrera de 20.000 dólares, ya está en 47.500 $ y algunos expertos lo sitúan por encima de los 80.000 a finales de año.

Si lo que queremos es apostar por otras criptomonedas con un precio inferior, nos íriamos al ripple, o bien al dogecoin, que se ha puesto de moda a raíz de los comentarios de Elon Musk, y que ha multiplicado por 7 su valor en lo que llevamos de año.

Comentarios