domingo 22/5/22

La economía estadounidense creció a un ritmo anual del 3% en el primer trimestre del año, por debajo de la estimación inicial del 3,2%, según informó este jueves el Departamento de Comercio. La mayoría de analistas había adelantado que el dato quedaría situado en el 3,5%. Las estadísticas publicadas este jueves revelan también un fuerte descenso en el gasto estatal y local, que cayó un 3,9% en el primer trimestre, la mayor contracción desde el segundo trimestre de 1981. Por otra parte, las peticiones semanales de ayuda por desempleo cayeron en 14.000.

 

 

Por el contrario, el gasto de los consumidores, clave para la recuperación, se mantuvo bien, al aumentar un 3,5% entre enero y marzo.

 

El gasto de los consumidores, que representa alrededor del 70% de la actividad económica estadounidense, contribuyó 2,42 puntos porcentuales al Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre.

 

Estados Unidos volvió a crecer a mediados del año pasado tras sufrir la peor recesión desde 1930 y cerró el último trimestre de 2009 con un sólido repunte del 5,6%.

Tras los datos publicados este jueves, el país ha crecido ya durante tres trimestres consecutivos.

 

Los expertos adelantan que el crecimiento anual rondará este año el 3,2%, aunque alertan de que factores como la crisis europea podrían actuar como un lastre.

 

En ese sentido, algunos analistas señalan que las medidas de austeridad adoptadas por Grecia y otros países europeos podrían hacer que Europa vuelva a entrar en recesión y reducir la demanda de bienes importados de Estados Unidos.

 

La mayor fortaleza del dólar resta también atractivo a los productos estadounidenses.

De momento, los economistas creen que Estados Unidos podrá contrarrestar las menores exportaciones a Europa con el mayor crecimiento interno, apuntalado por unos menores tipos de interés y la caída en los precios del petróleo.

 

Los expertos consideran que la tasa de crecimiento del 3% es saludable pero insuficiente para reducir las fuertes tasas de desempleo en el país, para lo que sería necesario un ritmo dos o tres veces mayor.

 

Los economistas dicen que es preciso un crecimiento del tres% para generar empleos suficientes para una población en aumento.

 

Pero para reducir en un punto porcentual la tasa de desempleo sería necesario que el crecimiento se mantuviese alrededor del cinco% durante todo un año.

 

Además, los datos publicados este jueves muestran que el gasto de las empresas en equipamiento y software aumentó a un ritmo del 12,7% anual, por debajo del 13,4% adelantado inicialmente.

 

La responsable del Consejo Asesores Económicos de la Casa Blanca, Christina Romer, dijo este jueves en París que pese a los saludables datos de crecimiento sería un error para Estados Unidos una rápida retirada de las medidas de estímulo fiscal con el fin de reducir el déficit.

 

La asesora gubernamental dijo que es necesario mantener medidas de alivio fiscal para las instituciones estatales y locales, así como la ayuda a los desempleados de larga duración.

 

Ésas son formas, dijo, de inyectar más oxígeno en la "naciente" recuperación económica.

 

El PIB mide todos los valores y servicios producidos en Estados Unidos.

 

Desempleo

 

Las solicitudes de ayuda por desempleo cayeron en 14.000 la semana pasada en Estados Unidos, hasta las 460.000, una cifra que todavía sigue por encima del nivel considerado necesario para mostrar una creación sostenida de empleo.

 

Muchos economistas consideran que para que eso ocurra es preciso que las peticiones caigan por debajo de 425.000.

 


Estados Unidos crece un 3% en primer trimestre de 2010, menos de lo esperado