viernes 28.02.2020
Empleo y confianza

Empleo: buenos números, pero con más precariedad y menos confianza

Los Servicios Públicos de Empleo, La Seguridad Social y el CIS aportan datos sobre el mercado de trabajo y la confianza ciudadana. Lo que parecía producto de la crisis parece convertirse en estructural

El número de personas sin empleo registradas en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo ha aumentado en octubre en 44.685 personas en relación con el mes anterior, la mitad de lo habitual en este mes. Más de 3,7 millones, en concreto 3.764.982, personas se encuentran sin empleo, el nivel más bajos de los últimos siete años, tras 41 meses de reducción.

Creación desigual de empleo.

La reducción de desempleo es de un 9,85% en un año, especialmente entre los más jóvenes en los que la reducción supera el 14%.

No obstante, debe señalarse que ese comportamiento no es homogéneo: que el final de temporada sea determinante lo prueba la creación desigual de empleo: disminuye en cuatro comunidades autónomas entre las que destacan la Comunidad Valenciana (-6.875), País Vasco (-2.935) y Navarra (-586). Sube, en cambio, en las 13 restantes encabezadas por Castilla-La Mancha (13.864) e Illes Balears (8.737).

Pérdida generalizada de confianza

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de octubre se sitúa en 90,7 puntos, por debajo del dato del mes anterior. La ciudadanía es pesimista sobre la situación actual y no confía demasiado tampoco en el futuro. En relación al mes de octubre del pasado año la evolución también es negativa; el descenso alcanza los 9,1 puntos, con pérdidas superiores en las expectativas (-11,5 puntos) .

El ICC se sitúa por debajo de enero de 2005, mientras que en octubre del pasado año se encontraba por encima. La mejora de la situación económica de los hogares, 4 puntos desde entonces, no compensa la percepción de que los recursos irán a peor, reduciéndose la valoración de la situación económica del país en 16,6%.

Esta contradicción entre datos macroeconómicos y percepción tiene que ver, probablemente, con el modelo de contratación, reducción de prestaciones de desempleo y niveles salariales de las familias.

Estacionalidad, la precariedad y los bajos salarios

El final de la temporada de verano ha supuesto una reducción de la percepción sobre las posibilidades del mercado de trabajo: descienden un 9,2%.

Los contratos indefinidos que se han creado solo suponen un 5,7% de los contratos firmados. La relación entre estos contratos firmados, 1,86 millones de empleos para un aumento de afiliación de poco más de ciento un mil personas nos alerta sobre el elevado número de contratos por persona que se realizan y la corta reducción de los mismos.

La estacionalidad del mercado de trabajo se ha convertido ya en un factor estructural. Cuando los contratos de verano desaparecen llegan los interinos de educación, por lo que se ve fundamentalmente, mujeres. El incremento de las contrataciones en educación es de 123.054 personas que compensan la reducción en la Hostelería, debido al final de la temporada de verano (55.856).

Es el crecimiento de los interinos en el sector educativo lo que impulsa a niveles históricos la afiliación de mujeres.

Los contratos indefinidos que se han creado solo suponen un 5,7% de los contratos firmados. La relación entre estos contratos firmados 1,86 millones, para un aumento de afiliación de poco más de ciento un mil personas, nos alerta sobre el elevado número de contratos por persona que se realizan y la corta reducción de los mismos.

La obtención de empleo no supone, a diferencia del periodo previo a la crisis, una mejora sustancial de la calidad de vida en los hogares. La necesidad de aumentos salariales se extiende en numerosos ámbitos de análisis económico no solo como medio de promover igualdad sino, también, como forma de apuntalar el consumo como fuente de actividad económica.

Los niveles de protección contra el desempleo se siguen deteriorando, con descensos de la tasa de cobertura (se sitúa en el 54,2%), del porcentaje de personas paradas que perciben la prestación contributiva en detrimento de una prestación asistencial y con el descenso del importe medio de la prestación contributiva percibida que se sitúa en apenas 797,1 euros mensuales.

loading...
Comentarios