miércoles 12/8/20
Economía y Semana Santa

El negocio de la Pasión

La Semana Santa es un acontecimiento religioso popular que traspasa la devoción. Record de turismo y una importante actividad económica que no para de crecer

Semana Santa
Semana Santa

El impacto económico de la Semana Santa va más allá del negocio que se genera durante la Cuaresma y los días centrales de la pasión.

Las cifras confirman que en las localidades más relevantes en Semana Santa, desde la “madrugá” sevillana a las tamborradas en Hellín o Calanda, por no hablar de los chiringuitos de todas las costas, son muchos los negocios que se sostienen a lo largo del año con los recursos que se generan en Semana Santa.

Las empresas vinculadas a los negocios de semana santa parecen superar los cinco empleos

En el mundo de las cofradías y hermandades de Semana Santa y las actividades turísticas generadas en estos días de Pasión y vacaciones viven un momento dorado. EL mundo cofrade mantiene una notable actividad en toda España, pero todo esto se traslada, también, al incremento del negocio alrededor de la semana.

No hay datos globales de lo que supone el tirón del consumo que provoca el fenómeno de las procesiones, pero los estudios que se han realizado dan resultados que van desde los 240 millones calculados para Sevilla a los 42 de Córdoba, los 24 de Málaga, los 16 de El Ferrol, y los poco más de 2 millones en Palencia o Valladolid.

Los métodos para medir los efectos son diferentes. Algunos de ellos han limitado su estimación al gasto medio de los que se alojan en hoteles y similares, pero no al que realizan los habitantes de la propia ciudad o sus alrededores, que no se alojan en estos establecimientos. Además, en Sevilla o Córdoba se analiza hasta la actividad económica que generan, desde la fabricación de cirios a la construcción de pasos o el bordado de mantos.

Los estudios analizan solo el negocio que se mueve alrededor del fenómeno de las procesiones y no de todo el gasto que se realiza en Semana Santa en viajes turísticos no relacionados con esta, como pueden ser los estrictamente vinculados a las vacaciones laborales para ir, por ejemplo, a la playa.

Los expertos que han elaborado los estudios subrayan la importancia de los datos en relación con el PIB de la provincia o de la propia ciudad. Así por ejemplo, la Semana Santa de la ciudad de Sevilla supone el 1,22% de la riqueza de la misma o el 0,7% de la provincia. Si el peso de la Semana Santa en toda España guardara esas mismas proporciones, supondría un impacto económico que estaría entre los 7.160 y los 12.480 millones de euros.

La Semana Santa sevillana es algo excepcional, pero la que se vive en Córdoba capital, cuyo impacto económico es de 42 millones de euros, según un estudio de Analistas Económicos de Andalucía para Unicaja, el Ayuntamiento y la agrupación de hermandades y cofradías, supone el 0,35% del PIB de la provincia y aproximadamente el 0,7% del de la ciudad. Si estas tasas se experimentaran en el conjunto de España, el impacto económico estrictamente de la celebración religiosa se encontraría entre unos 3.000 y unos 6.000 millones de euros.

Este tipo de cálculos son las únicas aproximaciones que, según los expertos, se pueden realizar a día de hoy para medir la importancia económica de la Semana Santa en toda España.

Impacto por habitante.

Otra manera de adivinar el efecto económico de la Semana Santa en España puede ser el de extrapolar su impacto por habitante. Estas son las cifras que se pueden manejar: en la ciudad de Sevilla, el impacto es de 342 euros por habitante. En Córdoba es de 130; en Málaga, de 42; y en Palencia, de 29. Si en la totalidad de España tuviera el mismo impacto que en Palencia, el efecto económico total sería de casi 1.400 millones de euros.

España no vive la Semana Santa como lo hace Sevilla, pero si tuviera un impacto económico por habitante intermedio entre los estudios realizados, el de Córdoba, el efecto total en España sería de más de 6.000 millones de euros.

Por su parte, en la Conferencia Episcopal manejan como estimación que en España debe de haber un millón de cofrades.. Si salieran a la calle en procesión solo la cuarta parte de ellos (en Sevilla lo hacen más, el 32%) y pagaran lo que se conoce como papeleta de sitio (unos 25 euros) supondría unos ingresos solo por este concepto para las cofradías y hermandades de 6,2 millones de euros. Eso, sin contar con las cuotas que se pagan a lo largo de todo el año. Así, los ingresos por cuotas en toda España podrían colocarse alrededor de los 50 millones de euros o de unos 20 millones, si se tiene en cuenta que las cuotas en otros lugares de España son más bajas.

Efectos inducidos.

Por orden de importancia en los efectos indirectos, donde se incluyen los gastos de visitantes y habitantes de la propias ciudades en el evento de la Semana Santa. En la ciudad de Sevilla suponen 68 millones de euros.

El gasto medio de los visitantes nacionales es de unos 68 euros y el de los extranjeros, de 70.

El estudio realizado en Córdoba considera que los gastos directos (cofradías más gasto de las administraciones públicas) ascienden a 4,7 millones de euros. El dinero que se emplea en hostelería por las más de 700.000 personas que están en la calle esos días en la ciudad suma casi 25 millones, de los que casi 16 millones los aportan los que vienen de fuera de Córdoba.

Los efectos inducidos por el acontecimiento (los que van más allá de los directos de las cofradías y del gasto en hostelería) los valora este estudio en 12,8 millones de euros, por lo que establece que los efectos económicos totales de la Semana Santa de Córdoba son de 42 millones de euros. Esta cifra representa un 0,356% del PIB de la provincia de Córdoba y aproximadamente el doble sobre la economía de la ciudad.