miércoles 01.04.2020
La deuda de las familias en mínimos

Cumplimos, sí, pero somos más pobres

Cuentas financieras, morosidad y deuda pública. En una semana el Banco de España nos ha puesto al día. Los hogares se portan mejor que la administración, pero esto no es una sorpresa

Banco de España.
Banco de España.

Cumplimos, sí. Pero digámoslo pronto: en general somos más pobres. La riqueza financiera neta de los hogares, es decir lo que tenemos menos lo que debemos, se situó en casi 1.2 billones de euros, al final del segundo trimestre: un 2 % menos que el año pasado a mitad de año. En relación con el PIB, los activos, nuestras propiedades, representaron el 109,3 %, un 7% menos que en junio de 2015.

Somos más pobres, pero cumplimos con nuestras obligaciones. El mes de agosto, en España la morosidad era del 9,4%, prácticamente la misma que el mes anterior, con un ligero repunte de una décima. Repunte en porcentaje que no se debe a que debamos más dinero, sino a que pedimos menos crédito. En cualquier caso, por debajo del 2012 cuando se rescató a la banca.

En junio, se nos fue la mano preparando las vacaciones y aumentamos la deuda pero a finales de agosto ya debíamos menos que en junio. Cumplir, las familias, cumplimos.

Las empresas y los hogares españoles han reducido su deuda en un 11% respecto al año pasado. La reducción de deuda coincide con un retroceso de nuestros activos en más de un 2%, unos 11 puntos de PIB. La reducción de activos se produce, especialmente por la pérdida de valor de las acciones y títulos que poseen españoles y españolas.

Hay que decir que no estamos para invertir. Guardamos la mayor parte de nuestros activos en efectivo (44% del total), invertimos solo el 22% y guardamos en fondos de pensiones el 17%. El dinero de nuestras cuentas es el que más aumentó en el segundo trimestre: un 13%, mientras se reducía la participación en acciones y bolsa.

O sea, que ahorramos mucho y consumimos menos: mala noticia para la economía y la confianza. Es decir, si aumentamos en Junio nuestra deuda no fue para gastar sino para guardar, signo de desconfianza.

En los últimos ocho años, los hogares españoles han reducido el 20% su deuda mientras el sector público no dejaba de aumentarla. Los datos de endeudamiento.

La deuda pública: menos sacrificio

El esfuerzo de los hogares se compensa con un mayor endeudamiento de las Administraciones Públicas.

La deuda del conjunto de Administraciones volvió a repuntar en  agosto, aunque debe decirse que de forma moderada, para situarse en el 100,1% del PIB unos 3.000 millones por encima del objetivo marcado para el cierre del año, que es del 99,8%.

La deuda del conjunto de las administraciones públicas creció un 0,12 % en agosto respecto al mes anterior, al sumar 1.378 millones de euros, lo que situó el total en 1.102.114 millones. Un aumento del 4,6 % superior a la del mismo mes de 2015.

Por administraciones, la deuda del Estado aumentó en agosto un 0,30%, hasta 940.324 millones, en tanto que las comunidades autónomas redujeron la suya un 0,11%, hasta 272.788 millones, y las corporaciones locales la recortaron un 1,09%, hasta 34.957 millones.

No obstante, las cifras son engañosas ya que una parte de ese endeudamiento estatal es para financiar el FLA (fondo del que se nutren las Comunidades Autónomas que no pueden acudir a los mercados).

Si parece que el Estado está recurriendo a una estrategia financiera de sustitución de la deuda a corto plazo por deuda a largo plazo, aprovechando la reducción de tipos de interés. Tres cuartas partes de la deuda ya es a largo plazo (un aumento de más de tres mil millones en Agosto, mientras caía en 1.300 millones la deuda a corto plazo).

En fin, que sí, que las familias pagan, son más pobres y el estado gasta. Es lo que hay.

loading...
Comentarios