miércoles 03.06.2020

Crisis del coronavirus: ¿qué va a ocurrir con los concursos de acreedores?

La economía española está prácticamente paralizada por la crisis del coronavirus. El Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo por el que se declaraba el estado de alarma para gestionar la situación de crisis sanitaria se ha ido prorrogando sucesivamente hasta su fin el próximo 26 de abril
Crisis del coronavirus: ¿qué va a ocurrir con los concursos de acreedores?

El Gobierno está tomando medidas para paliar las más que previsibles consecuencias económicas que está teniendo la pandemia en el conjunto del país. Una de esas medidas fue la publicada en el BOE el pasado 18 de marzo, donde se establece que los deudores que se encuentren en estado de insolvencia no se verán obligados a solicitar la declaración de concurso.

Los jueces no admitirán a trámite las solicitudes de concurso necesario que se presenten mientras dure el estado de alarma y las que tengan lugar en los dos meses posteriores al fin de este periodo. En caso de haber presentado solicitud de concurso voluntario, sí se admitirá a trámite con preferencia, aunque fuera de fecha posterior.

Con el endurecimiento de las medidas de confinamiento aprobadas el 30 de marzo, que obligan a parar la actividad económica de todas aquellas empresas no declaradas esenciales, algunos expertos mantienen que los concursos de acreedores pueden crecer más de un 200% en el presente trimestre. Al cierre de la actividad no esencial se suman el resto de medidas del gobierno: la prohibición de despedir y que no se hayan aprobado moratorias fiscales ni de cuotas.

Más de un mes de parón económico

Las peticiones de entrada o solicitudes voluntarias de concurso de acreedores habían comenzado a crecer desde el pasado 15 de marzo, como consecuencia de la crisis del coronavirus, pero fue sin duda la aprobación y entrada en vigor del Decreto que prohíbe el despido y la nueva restricción de actividades lo que ha multiplicado estas peticiones.

Todo esto se suma a un parón económico que se va a prolongar por más de 30 días y el mantenimiento de las obligaciones tributarias, el pago de impuestos y las cuotas a la Seguridad Social.

El Consejo General de Economistas mantiene que este trimestre y el segundo del año tendrán como resultado un crecimiento de más del 200% en el total de concursos de acreedores hasta alcanzar una cifra por por encima de los 3.000.

Los juzgados, ya colapsados antes de la crisis del coronavirus, se van a ver desbordados ante toda esta situación. En la actualidad, los juzgados trabajan con servicios mínimos, razón por la cual se ha decretado una paralización en la admisión a trámite de concursos.

Muchas empresas han decidido solicitar un ERTE a la Administración, y se cuentan en la actualidad más de 310.000 solicitudes. Cuando finalicen los ERTE, muchas empresas no van a poder reactivar su actividad, por lo que acabarán en concurso de acreedores.

Con las medidas decretadas por el Gobierno, no se pueden plantear despidos por coronavirus, y muchas empresas son conscientes de que no pueden aplazar impuestos. Los expertos apuntan a que el aumento en la solicitud de concursos de acreedores puede ser mayor que la que ocurrió en el primer trimestre de 2009, con la crisis económica.

El concurso express como posible escenario

Analistas económicos ya dan por perdido el año 2020. Muchas empresas van a tener que cerrar porque la actividad económica está totalmente paralizada y el gobierno ha impedido los despidos por esta causa.

En algunos casos, la refinanciación de la deuda puede ser la alternativa al procedimiento concursal. La otra opción es el concurso de acreedores como posibilidad de viabilidad para el negocio. Alejandro Rey, abogado en Madrid, aconseja consultar con un experto antes de tomar cualquier decisión y nunca cerrar sin más, sin estudiar todas las alternativas.

Una de esas opciones que aparece con fuerza es el concurso de acreedores express, que es una modalidad económica y rápida del concurso de acreedores para empresas en crisis sin bienes o activos.

Esta figura permite la extinción inmediata de la sociedad, sin necesidad de que haya una liquidación de bienes. Pueden recurrir al concurso express los empresarios o emprendedores en situación de insolvencia que se vean obligados a cerrar o carezcan de bienes.

Para la empresa o sociedad que puede acogerse a ella, el concurso express es una solución más rápida y menos costosa. El propio auto de declaración del concurso concluye el mismo, sin necesidad de nombrar administradores concursales.

La Cambra de Comerç de Barcelona sostiene que un tercio de las empresas catalanas prevé presentar concurso de acreedores en los próximos meses por el coronavirus. Esta situación es extrapolable al conjunto de la nación.

El impacto que está generando el COVID-19 en la economía española y en el tejido empresarial va a suponer un duro golpe del que muchas empresas no van a poder recuperarse. Figuras como el concurso express se antojan como una posible solución ante este panorama.



Comentarios