CRISIS MERCADOS FINANCIEROS

Corrección en la bolsa: el mundo se inquieta, los ricos no

Mercados sobrevalorados que se corrigen no por los fundamentos económicos sino por la especulación. Los inversores hacen caja por si los bancos suben el precio del dinero

Caída global de las bolsas
Caída global de las bolsas
Corrección en la bolsa: el mundo se inquieta, los ricos no

Este es siempre el caso antes de una caída del mercado de valores. A los ojos de los mercados financieros, todo parece ir bien en el mejor de los mundos, al menos unos segundos antes de la catástrofe. En el siguiente momento, cuando el flujo de pedidos de ventas ha excedido en gran medida las compras, hay muchos expertos para explicar que este escenario era inevitable en última instancia.

Fue suficiente esperar al momento del accidente. El de Wall Street tuvo lugar el lunes: en menos de una hora, el índice Dow Jones se desplomó en casi 1.500 puntos (todavía hay 24.345,75, una caída del 4,6%). ). Y cuando el segundo centro financiero mundial estornuda (Londres permanece en primer lugar a pesar del Brexit,) todo el mundo financiero corre el riesgo de contagio.

A media tarde Europea, con Asia y Europa en negativo, la Bolsa de Nueva York oscilaba del positivo al negativo, sin grandes correcciones. Finalmente, el mercado neoyorquino ha rebotado y cierra con una subida del 2,3%. Una subida que no esconde la notable volatilidad que ha tomado el mercado y que no compensa la pérdida sufrida el pasado lunes

El desplome global

Aunque todavía es difícil hablar de desplome económico, muchos economistas creen que la aguja  que explote la burbuja está cada vez más próxima. Los mercados de acciones de EE.UU., parecen inusualmente altos.

Mientras tanto, el mini-shock de Wall Street ha logrado sacudir la mayoría de los mercados. En Tokio, el índice Nikkei, que abrió con un descenso del 1,83%, terminó con una disminución del 4,73%. El índice MSCI Asia-Pacific, que incluye más de 1,000 acciones no japonesas, terminó en una caída de más del 3%. En otras partes de la región del Pacífico, el Índice Compuesto de Shanghai cerró con un descenso del 3,35%, mientras que Hong Kong cayó un 5,12%.

En la apertura, de los mercados europeos la caída era brutal: -3.43% en París, -3.5% en Londres, -3.58% en Frankfurt, -3.3% en Madrid, -3.6 % en Amsterdam ... Casi al mismo ritmo, todo pareció estar menos decaído al cierre.

La bolsa española ha cerrado este martes el 2,53% en su cuarta sesión en negativo y ha cerrado por debajo de 9.900 puntos, mínimos desde marzo pasado. El IBEX 35 ha visto evaporarse las ganancias del año y pierde ya el 2,33 %.

En el resto de los mercados europeos, las caídas han sido similares a las del Ibex: el FTSE 100 de Londres ha perdido un 2,64%, el DAX de Fráncfort cedía un 2,32%, el CAC 40 de París se dejaba un 2,35% y el FTSE Mib de Milán retrocedía un 1,52%. 

Todas las compañías más fuertemente capitalizadas del IBEX han cerrado con descensos, ya que Iberdrola ha cedido el 3,96%; Repsol, el 2,97%; Santander, el 2,92%; Inditex, el 2,70%; Telefónica, el 2,56% y BBVA, el 2,34%.Cellnex y ACS han protagonizado los mayores retrocesos del índice con pérdidas del 4,21% y el 4,01%, respectivamente, mientras que Siemens Gamesa ha sido la única compañía que ha cerrado en positivo con un avance del 0,56%.

Trump preocupado por el largo plazo

La Casa Blanca ha querido tranquilizar a los mercados, tras presumir de su exuberancia, , diciendo que Donald Trump estaba preocupado por los "fundamentos" de la economía a largo plazo que siguen siendo "inusualmente fuertes", según su portavoz Sarah Huckabee Sanders.

La caída es sin embargo un gran golpe para el multimillonario de Nueva York y presidente que ha presumido en en twitter o intervenciones públicas de la salud de Wall Street. Es cierto que el índice de la Bolsa de Nueva York ha estado creciendo casi continuamente desde la elección de Trump. En catorce meses, el aumento del Dow Jones alcanzó el 34%. Nunca se ha visto desde 1959. Pero la euforia parece dar paso a un comienzo de pánico: el temor a la inflación (y la subida de tipos) es lo que encendió los mercados, aunque el año 2018 parecía, según los analistas financieros , parecía bueno para los inversores.

Los inversores no aman los salarios

El desencadenante en el mercado de acciones comenzó el viernes. En las pantallas de las salas de negociación, en los grandes bancos y otros fondos de inversión, una nueva estadística acaba de caer a la mitad del día: la del aumento promedio de los salarios. En un año, el aumento alcanzó el 2.9%.

No es suficiente para tranquilizar a los inversores, que lo ven como un signo de cambio de paradigma. Hasta ahora tranquilizados por la pequeñez de los aumentos salariales, están empezando a imaginar lo peor cuando se enteran de que el aumento promedio es cercano al 3% en los últimos doce meses. ¿Su preocupación? Que el termómetro de la inflación comience a calentarse, lo que resultará en un endurecimiento de la política fiscal  y un aumento en las tasas de interés de la Reserva Federal, el Banco Central Federal de los Estados Unidos.

Exuberancia irracional

Para los mercados financieros, el ajuste monetario seguramente reducirá el consumo de los hogares. Y con ellos el desempeño de las empresas estadounidenses. Bajo estas condiciones, o al menos en esta hipótesis, según ellos, es mejor tomar el dinero y marcharse antes de que sea demasiado tarde.

El razonamiento de los inversores estadounidenses es bastante incomprensible y no cabe excluir un movimiento de pánico completamente irracional. Los salarios están aumentando, pero también la productividad: es decir, el aumento real no supera el 1,5%, más o menos lo mismo que la inflación.

¿Pasajero o sostenible?

Sin embargo, la pregunta que todos hacen hoy en Europa y en otros lugares es si el declive apenas comienza o es solo una ola de debilidad temporal.

Muchos economistas creen quelo peor está por venir ya que los mercados financieros, especialmente en los Estados Unidos, están de hecho totalmente desconectados de la realidad económica.

En primer lugar, existe, según ellos, la naturaleza inestable de los mercados financieros, cuya frecuencia de crisis es siempre mayor desde la libre circulación de capitales a principios de los años ochenta: una crisis cada cinco años en promedio.

Robert Schiller, profesor de la Universidad de Yale y premio del Banco Central Sueco en economía desarrolló un método para saber si el precio de un activo financiero está sobrevalorado o o no.

El índice compara el precio de la acción con las ganancias, sin contar con la inflación eliminando inflación y los ciclos económicos. El modelo predice que cuando el índice excede de 17, se corre riesgo de corrección bursátil.

Hoy, el índice se encuentra entre 20 y 32. Durante varios meses 32, este es el nivel alcanzado justo antes de la gran caída de las acciones de 1929. Y la última vez que este mismo índice parecía haber perdido su razón, fue en 2000, cuando explotó la burbuja de internet. Allí, acababa de exceder 40.

Que las ganancias sean tan superiores al valor tiene que ver con la forma de generar dividendos: un endeudamiento basado en el poco o nulo valor del dinero. Los especuladores han hecho caja, por si los bancos se ponen duros- Las empresas y los gobiernos están preocupados, los ricos no.