APLAZAMIENTOS Y AYUDAS EN EL PAGO

Construye un pais mejor, paga tus impuestos regularmente

Los impuestos son una obligación gravosa, que se han pagado desde que uno puede recordar voluntariamente o no, pero gracias al cobro de impuestos , principal fuente de financiación de los estados, se  garantiza la prestación de servicios públicos. Por tales motivos, el pago de impuestos es obligatorio para todos los ciudadanos y las empresas

Construye un pais mejor, paga tus impuestos regularmente

La principal fuente de financiación de los estados procede de un sistema recaudatorio de tributos, que en España lo gestiona la Agencia Tributaria. Estas aportaciones son obligatorias y están fijadas por ley, y garantizan la prestación de servicios públicos, entre otras cosas.

Los impuestos pueden clasificarse en directos e indirectos, basándose en su forma de gravar la capacidad económica del contribuyente. Junto a estos, también existen los impuestos locales exigidos por los Ayuntamientos y Diputaciones Provinciales (Impuesto sobre Bienes Inmuebles, el Impuesto sobre Actividades Económicas, y el impuesto de circulación  o también llamado Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica), y los establecidos por las Comunidades Autónomas.

La recaudación de impuestos,  aunque todos sabemos que es una obligación, y muy necesaria para el país, sigue siendo muy impopular entre los contribuyentes.

No  todos somos financieramente afortunados como los que pertenecen a los  cien mejores de Wall Street. Es por eso que muchos de nosotros, si no la mayoría, estamos luchando para llegar a fin de mes y hasta se nos puede pasar por la cabeza recortar en el pago de  ciertos impuestos.

Si una persona o empresa  está experimentando una  situación de inestabilidad financiera, le resultará un desafío el pago de impuestos. Ya sea deliberadamente o no, se puede dar una situación en la que estemos pendientes de pagar algún impuesto. Pero no olvidemos que si se hace deliberadamente es un delito y si no se toma ninguna medida de resolución, podría convertirse en un caso de evasión fiscal.

Para  resolver dichas situaciones hay formas y medios que se pueden seguir y así evitar una evasión de impuestos, que se considera ilegal, e ir a juicio. Estas reglamentaciones te permitirán resolver las deudas ​​ de forma  amigable y así hacer que la recaudación de impuestos sea lo más eficiente posible.

Por ejemplo, un caso es el que se les plantea a  muchos conductores a la hora de pagar el Impuesto de Circulación o también denominado Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Por suerte, no va a ir detrás tuya la Guardia Civil o la Policía, dado que el impuesto de circulación es algo entre el ayuntamiento y tu, pero los municipios tienen sus medios para cobrar lo que se les adeuda, primero mediante notificaciones, y como última opción mediante multas. Aunque se trata un impuesto que debe abonarse cada año, hay quien sigue sin tenerlo claro. 

La agencia tributaria permite aplazar o fraccionar el pago de las deudas, tanto en periodo voluntario como ejecutivo, en los términos que se fijen reglamentariamente, previa solicitud del obligado tributario, cuando su situación económico-financiera le impida, de forma transitoria, efectuar el pago en los plazos establecidos.

Pero es mejor evitar esta situación, ya que se convertirán en impuestos atrasados ​​y supondrá a la larga un quebradero de cabeza para el contribuyente. Las multas y penas de cárcel por evasión fiscal variará en funcion de la cantidad de lo defraudado. El fraude fiscal se convierte en delito cuando se alcanzan los 120.000 euros defraudados a la Agencia Tributaria en cada ejercicio. Si se procede a la regularización tributaria de dicha cantidad (y, por supuesto, queda rebajada), la justicia no procedería por delito sino por infracción tributaria. Las penas de cárcel por delito fiscal varían de uno a cinco años de cárcel, así como la multa ascendería hasta la cantidad defraudada multiplicada por seis.

Con todo esto en mente, debemos asegurarnos de pagar nuestros impuestos regularmente y regularizar la situación de aquellos impuestos que tengamos atrasados ​, no solo por evitar problemas con la justicia, sino por nuestro propio interés, ya que estarás ayudando a mejorar el sistema de bienestar y servicios sociales de los ciudadanos y de generaciones futuras.