martes 26/10/21

La condonación de la deuda, el nuevo "disparate" económico del PSOE y Podemos

Euro

El PSOE y Unidas Podemos se unieron a un manifiesto encabezado por el francés Thomas Piketty y al que se han adherido la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el secretario de Estado de Derechos Sociales y responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez. En esa propuesta a la que el Gobierno de España se ha unido, se establece la posibilidad de que el BCE condone la deuda pública a España que actualmente se sitúa en 122.439 millones suponiendo un 117,1% del PIB, la más alta en 118 años.

El BCE y el FMI han sido bastante contundentes a la hora de negarse ante la propuesta del Gobierno de España al considerarla primeramente de ilegal y por otro lado de absurda.  Es ilegal porque los tratados de la UE impiden que se les pueda condonar la deuda a los países miembros entre otras cosas porque habría una discriminación económica respecto a aquellos países que cumplen con el protocolo de déficit y es absurda porque provocaría un desequilibro en la contabilidad del BCE lo que podría afectar a la paridad del poder adquisitivo (PPA) del euro entre otros motivos.

Para entender todo esto, es muy importante conocer la estructura o el funcionamiento de la deuda respecto al BCE. España como país actualmente tiene un déficit del 117.1% del PIB, es decir, gasta en ese porcentaje más de lo que ingresa o crece. Por ese motivo, es necesario ir liquidando deuda para poder atender el Gasto Público(GP) y equilibrar la Contabilidad Nacional(CN) y para ello el estado emite bonos de deuda pública que la gran mayoría son comprados por el BCE que suponen un activo en este caso para ellos en su Balance Contable (BC). El importe de los bonos que tiene en su poder el BCE del estado español, son recuperables a la fecha de vencimiento del bono más una rentabilidad que por supuesto tiene que asumir el estado español por lo que si el BCE condenase la deuda, dicho de otra manera, no recuperase esos bonos afectaría negativamente a la contabilidad del BCE poniendo en peligro la salud financiera de la entidad.

Si este escenario ocurre, el euro perdería poder adquisitivo lo que llevaría a las empresas de la UE a exportar con un sobrecoste porque su moneda tendría menor valor en las transacciones internacionales y por consiguiente el crecimiento económico de la UE se vería reducido. Por supuesto, los organismos internacionales ni estados miembros van a permitir por culpa de la nefasta gestión del Gobierno de España y sus caprichos que se ponga en peligro la estabilidad económica. Lo que tienen que hacer Pablo Iglesias y Pedro Sánchez es de una vez por todas asumir su pésima gestión económica del país y seguir las pautas marcadas desde Bruselas algo que no se espera de ellos.

Comentarios