Lunes 24.06.2019
E-COMMERCE

Las compras online aumentan un 25% en 2015

El e-commerce se salva de la crisis económica, pero todavía el 50% de los europeos no confía en Internet para hacer compras, según las conclusiones de la Cumbre de Consumo. 

Aumenta el comercio electrónico.
Aumenta el comercio electrónico.

España es ya el cuarto país europeo en el ‘ranking’ de las compras online. Los españoles gastan unos 12 millones de euros al año en el consumo a través de Internet, volumen solo superado por Francia, Alemania y Reino Unido. Las compras online han aumentado un 25% en la primera mitad del año en comparación con las cifras obtenidas en el mismo período de 2014, según con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). 

La compra de viajes, entradas para actuaciones culturales, la tecnología, el material deportivo y la ropa son los productos preferidos por los usuarios del e-commerce. Las ramas de actividad con mayor volumen de negocio desde España hacia el exterior son el trasporte aéreo, la alimentación y las prendas de vestir, que tienen cada uno un porcentaje de negocio del 7,4%, según el mismo estudio de la CNMC.

El porcentaje de hombres y mujeres que utilizan internet para realizar la compra de alimentación del hogar es muy similar. Por otro lado, el consumo online de ropa es superior en las mujeres, mientras que los hombres se decantan más por la compra de productos electrónicos, especialmente ordenadores y smartphones.

Los ciudadanos apelan a la comodidad y a la facilidad de la compra, a las promociones online -que han hecho de Inernet el paraíso de las compras en tiempos de crisis- y al ahorro de tiempo que suponen las nuevas tecnologías.

Los mayores beneficiarios de esta nueva forma de comercio son las pymes. Las pequeñas y medianas empresas suponen tres cuartas partes del total del comercio electrónico, lo que las convierte en bastiones contra la crisis económica. Un 20% de las empresas españolas se decantan por la venta vía e-commerce, según refleja CNMC.

Aun así, a pesar de la subida del comercio electrónico, el 50% de los europeos no confían en Internet para hacer compras, según la cumbre de consumo celebrada en Bruselas el año pasado. Esta falta de confianza ha supuesto la aparición de tarjetas prepago, que permiten una mayor seguridad en la red, ya que se paga como con dinero en efectivo y no es necesario indicar datos personales ni informaciones bancarias o de tarjeta de crédito.

Otra opción sigue siendo la tradicional tarjeta de crédito, que cada día cuenta con más protección a través de nuevas aplicaciones y servicios. Pedir un número de la tarjeta de coordenadas, tener acceso a claves online y realizar un aviso a través del teléfono móvil de la realización de una compra, son los servicios que muchas de las compañías bancarias ofrecen.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad