lunes 20/9/21

La CNMV y el Banco de España advierten sobre el riesgo de las criptomonedas como inversión

criptomonedas

Las criptomonedas son un método de inversión que ha dado mucho que hablar en los últimos años. Son muchos alrededor del mundo los que su interés por el mercado de la criptomoneda es cada vez mayor pero realmente son muy pocos los que han sacado provecho de ello.

Todo se remonta al 2009 cuando nace la primera criptomoneda como es la Bitcoin y que es donde empezaría realmente la historia del mercado. Ese momento fue aprovechado por grandes inversores para hacerse con grandes rentabilidades ya que compraron y vendieron en su debido momento, algo que no volverá a ocurrir nunca más en ese mercado.

Las instituciones internacionales como el BCE, FMI o en este caso, el Banco de España en colaboración con la Comisión Nacional del Mercado de Valores(CNMV), llevan advirtiendo desde hace años pero más proactivamente desde el 2018 de la peligrosidad del mercado criptomonédico  y su volatilidad.

La pregunta que debemos hacernos es por qué y por ello es importante explicárselo a los ciudadanos ya que muchos pretenden sacar grandes beneficios movidos por el populismo de entidades relacionadas con la criptomoneda.

No tienen la consideración de medio de pago.

Las criptomonedas pese a que desde algunos frentes económicos se diga lo contrario, no es un método de pago fehaciente, es decir, no sirve para realizar compras ni transacciones de forma oficial.  Se confunde la relación mercantil entre partes con la oficialidad del método de pago, dicho de otra manera, una cosa es que un dueño de un negocio te permita que le pagues mediante criptomoneda porque tiene la facilidad de venderla o porque le interesa por cualquier cuestión y otra muy distinta es que ese método de pago esté permitido.

No cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades públicas.

Esto es algo muy importante ya que no existe un control sobre el mercado y por tanto no se pueden tomar decisiones que puedan evitar la quiebra del mercado o directamente de optimizarlo por lo que si las entidades relacionadas con la criptomoneda caen, no habría un respaldo institucional lo que llevaría a la ruina a miles de personas.

No están cubiertas por mecanismos de protección al cliente como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversores.

A día de hoy cualquier entidad bancaria está obligada a cumplir el compromiso de Fondo de Garantía de Depósito regulado por el Real Decreto ley 16/2011 del 14 de octubre, donde se tiene que garantizar la solvencia de la entidad y hasta un máximo de 100.000 euros en caso de supuesta quiebra a sus clientes. Esto es algo que no ocurre en el mercado de las criptomonedas, si en algún momento la plataforma o empresa donde tienes tu inversión quiebra perderás todo tu dinero.

Liquidez

Muchas criptomonedas pueden verse carentes de la liquidez necesaria para poder deshacer una inversión sin sufrir pérdidas significativas, especialmente porque su circulación entre inversores, tanto minoristas como profesionales, es muy limitada.

Robo, estafa o pérdida.

La tecnología de registros distribuidos utilizada para la emisión de las criptomonedas conlleva riesgos específicos. Su custodia no está regulada ni supervisada. La pérdida o robo de las claves privadas puede suponer la pérdida de las criptomonedas, sin posibilidad de recuperarlas.

Formación de precios.

 Los precios de las criptomonedas se forman en ausencia de mecanismos eficaces que impidan su manipulación, como los presentes en los mercados regulados de valores. En muchas ocasiones los precios se forman también sin información pública que los respalde

Comentarios