martes 18/1/22
DEUDA DISPARADA

Cifuentes abandona la austeridad que reclama Montoro

Los datos del Banco de España confirman la diferencia de políticas económicas de las instituciones madrileñas. Cifuentes se apunta a las políticas expansivas del gasto público, mientras Carmena continúa la contracción de su endeudamiento

cifumontoro--620x349
Cifuentes y Montoro.

En el primer trimestre del año, la Comunidad de Madrid ha aumentado su deuda neta en 734 millones de euros, cantidad que ha disparado el endeudamiento total que arrastra la región hasta los 28.380 millones de euros. Un incremento que pulveriza el propio límite de deuda neta autorizado para el conjunto del año 2016, que la propia Asamblea de Madrid fijó en 640 millones de euros. Un umbral que obliga a la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, a reducir deuda en los tres trimestres que quedan si aspira a cumplir con sus obligaciones financieras.

El 8 de abril de 2016, el Consejo de Ministros autorizó a la Comunidad de Madrid a formalizar operaciones por importe total de 2.082 millones de euros, destinados a refinanciación de deuda. En el caso probable de que Cifuentes agote esos recursos, haciendo la cuenta entre ambas cantidades, el Gobierno regional, que afronta este año vencimientos por valor de 1.819 millones, alcanzaría un endeudamiento neto que superaría las cifras autorizadas por la Asamblea en 357 millones.

No obstante, la Comunidad de Madrid, para eludir los controles del Ministerio de Hacienda, no se ha adscrito al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y aprovecha sus calificaciones crediticias para acudir a los mercados financieros y está pagando en el entorno del 0,2% de intereses por encima de los que abona el estado

Las cifras de deuda hechas públicas este miércoles por el Banco de España sitúan al Gobierno de la Comunidad de Madrid entre las comunidades más expansivas. En lo que va de legislatura, Madrid ha aumentado su deuda un 7,85%, frente al 5,6% de media del conjunto de las Comunidades Autónomas desde que se inició la legislatura.

De hecho Madrid se alinea junto a gobiernos de izquierda como Asturias (7,9%) y Extremadura (8,3%) y el Gobierno nacionalista de Cataluña (8,5%), entre las Comunidades que han utilizado la legislatura para aumentar sus pasivos.

Respecto a las anteriores, la Comunidad de Madrid aprovecha una mejor posición de endeudamiento en términos de PIB, un 13,8%, la más reducida de las Comunidades Autónomas. Aún así, el peso de las obligaciones pendientes de pago sobre el PIB ha crecido 0,6 puntos en el primer trimestre, prácticamente lo mismo que el PIB del primer trimestre.

En suma, el Gobierno de Cristina Cifuentes se esta beneficiando de la contención financiera de los años anteriores para modificar su estrategia hacia parámetros más expansivos, paralelo al crecimiento económico, abandonando los criterios de austeridad que caracterizaron la política madrileña.

Reducción en el Ayuntamiento

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid, el más endeudado de España, continua la senda de reducción del endeudamiento que inició desde el principio de la legislatura. Más allá de afirmaciones programáticas o ideológicas, Madrid está cumpliendo con su agenda de pagos.

Son 908 millones los que ha reducido de deuda desde el inicio de la legislatura, 38 de ellos en el primer trimestre de 2016. Se trata de un 16,1% de recorte, muy por encima de la media municipal. El conjunto de los ayuntamientos españoles lo ha hecho en un 7% y los municipios mayores de 300.000 habitantes, el recorte de deuda alcanza el 8,8%.

La reducción del Ayuntamiento de Madrid se compadece con un exigente calendario de vencimientos que, dada la evolución de los ingresos de la ciudad, supone una fuerte presión sobre las política de gasto. El Ayuntamiento solo había ejecutado en el primer trimestre el 18% del gasto corriente y el 3% del Gasto de Capital.

En su conjunto, los ayuntamientos relevantes están siguiendo una política de control de deuda. De las trece ciudades de más de 300.000 habitantes solo cinco lo hacen de forma leve, con la excepción de Zaragoza, que ha hecho crecer sus obligaciones de pago un tercio desde que se inició la legislatura. Barcelona mantiene una deuda similar a la del inicio de legislatura, aunque ha reducido su deuda en este trimestre de forma leve.

En suma, Cristina Cifuentes parece representar una de las pocas instituciones que parece situarse en sendas que se alejan de la austeridad que reclama Montoro.

Comentarios