ÉXITO DE VENTAS

Al cerdo le funcionan las trampas

El porcino español alcanza récords de ventas, mientras continúan las dudas sobre las prácticas de los criadores

Cerdo Ibérico.
Cerdo Ibérico.
Al cerdo le funcionan las trampas

El año 2017 ha sido histórico para el sector porcino español, que por primera vez supera la barrera de los 5.000 millones de euros en valor de las exportaciones y alcanza una cifra de negocio de 15.000 millones de euros.

El año pasado ha mantenido estables tanto la producción como el consumo interno. Las ventas al exterior han mejorado, con un crecimiento del 13% de facturación, hasta los 5.080 millones de euros, lo que supone un tercio del total de la facturación.

España se ha convertido en la tercera potencia en el comercio mundial de los productos del porcino y vende a más de 130 países. El sector presume de la calidad, la seguridad alimentaria y un modelo de producción moderno como factores que han permitido la mejora y la sostenibilidad y bienestar animal”.

El sector aporta una balanza comercial positiva por valor de 4.500 millones de euros, con un volumen de negocio total del entorno de los 15.000 millones y con la generación de 300.000 puestos de trabajo directos y más de 1 millón indirectos, fundamentalmente en zonas rurales.

Francia principal mercado exterior

Europa ha concentrado el 70% de las ventas, especialmente Francia, que vuelve a ser el principal mercado en volumen, con 322.000 toneladas, desplazando a China, que con 318.000 toneladas es el segundo mayor comprador.

En cuanto a valor, Francia también gana terreno como nuestro primer destino exterior, con 922 millones de euros, incrementando la ventaja sobre China, con 500 millones, y Japón, con 433 millones, que son el segundo y tercer mercado en valor respectivamente.

Por lo que se refiere a productos, el 78% de nuestra facturación exterior proviene de la venta de carnes frescas, refrigeradas o congeladas y despojos, un porcentaje muy similar al del pasado año.

Un modelo de producción sostenible y seguro

Como elemento de modernización el sector presume de haber reducido en 20 años una disminución del 30% en el uso de agua por kilo de carne o de más del 22% en emisiones de gases de efecto invernadero. El segundo factor es el sistema de trazabilidad en la granja

Un año de sospechas

Los resultados en ventas y facturación del 2017 coinciden con un año en el que se han acrecentado las denuncias, precisamente, sobre el comportamiento en las granjas y fraudes potenciales en la “pata negra”.

Los criadores han llegado a reconocer, a través de Asociación Española de Criaderos de Cerdo Ibérico, que la normativa permite un comportamiento que no garantiza la pureza del cerdo. La falta de control genético, se  suma al comportamiento poco ético de algunas certificadoras o laboratorios vinculados a los análisis, como ya publico Estrella Digital

Es un clamor que no es pata negra toda pata oscura que se ha vendido coloca en mal lugar al Ministerio de Agricultura. Se calcula que cuatro quintas partes de las hembras calificadas como de raza pura se cree que no son genéticamente puras.

La certificación de la pureza genética y los procedimientos zootécnicos de control de los animales cruzados entre la raza ibérica y la duroc, en favor del poderoso lobby del cerdo intensivo y engordado exclusivamente con pienso constituye una sombra sobre el cerdo español.

En todo caso, es evidente, cifras en la mano, que al cerdo le van bien las trampas