"DESCARBONIZACIÓN"

El Carbón, el lío que puede arruinarnos a todos

Las minas serán galerías turísticas y las térmicas serán molinos. El coste de “descarbonizar”, con una transición demasiado lenta, puede ser en empleo, suministro, precios y alguna crisis territorial

Central Térmica de Andorra (Teruel).
Central Térmica de Andorra (Teruel).
El Carbón, el lío que puede arruinarnos a todos

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, el español Miguel Arias Cañete, se ha quitado hoy de en medio en el conflicto que afecta al ministro de energía y a Iberdrola y otras empresas sobre el cierre de las centrales de carbón

Según el comisario, la ley de 2013, en la que se apoya la tesis del gobierno, obtuvo el apoyo de Bruselas cuando fue aprobada y ha anunciado que la Comisión Europea evaluará si la futura ordenación es compatible con la legislación europea.

El comisario ha instado también a Mariano Rajoy a reunirse con el presidente Macron para resolver los problemas de interconexión entre Francia y España. España debería alcanzar el 10% de interconexión en 2020 – 17 estados europeos ya lo han logrado -  y obtener un 15% en 2013.

Las interconexiones y el gas serán el camino puente en la transición energética que parte del firme supuesto de la “descarbonización”.

La desaparición del Carbón

El carbón en España tiene dos fechas determinantes: el 1 de enero de 2019 deberán cerrarse las minas y el 1 de julio de 2020 deberían cerrarse las centrales térmicas.

Se deben cerrar las minas que no pueden subsistir sin ayudas públicas, lo que es el caso del carbón español. Bruselas ha autorizado a España a destinar dos mil millones de euros a cerrar las instalaciones.

Se trata del final de 26 minas. Solo una mina quedará activa en 2019.

La segunda —2020— es la fecha límite hasta la que podrán operar las centrales térmicas sin haber acometido las costosas obras para reducir los contaminantes que expulsan —dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y partículas—. Sin embargo, esta tendencia no parece haber sido asumida por el mercado.

Por el contrario, en lo que va de año, el peso térmico en el sistema eléctrico ha aumentado hasta un 27% y supone el 17% de la generación eléctrica.

Las eléctricas trampean con los precios

Esa tendencia de consumo, producto de la sequía y la debilidad del sector hidroeléctrico, ha sido interpretada por las empresas eléctricas como una oportunidad: la sustitución del carbón supondría un aumento de rentabilidades con las que financiar sus nuevas estrategias.

Los aumentos mayores de precios en Europa se han producido en Chipre (+ 22,0%), seguido de Grecia (+ 12,8%), Bélgica (+ 10,0%), Polonia (+ 6,9%), Suecia (+ 5,5%) y España (+ 5,1%). En suma, España es el sexto país de Europa en crecimientos de precios.

El norte de Europa indica los caminos para mantener precios más bajos: ha sido el gas del norte y la hidroeléctrica las que mantienen el peso de la demanda. Por el contrario, el gobierno que afrontó una crisis de precios el año pasado no ha podido domar a las empresas.

Estas, por su parte, han intentado adelantar el cierre de las centrales térmicas.

El Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital ha enviado a la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia el Real Decreto que regula el cierre de centrales eléctricas. Según el gobierno, las decisiones tomadas por las empresas en el ámbito energético deben “estar subordinadas al interés general”

En concreto, el reglamento prevé que, a partir de ahora, “se denegará el cierre de una instalación cuando amenace a la seguridad de suministro eléctrico o a la seguridad del abastecimiento de materias primas, así como cuando suponga efectos desfavorables en los precios de la electricidad,…”

El gobierno está convencido que los cierres de las dos centrales de Iberdrola y las que en su momento intentó Endesa tienen como objeto un aumento de precios de la energía.

La postura de Nadal se basa en el criterio de que las empresas pretenden retirar parte de la oferta (centrales de carbón o, después, nucleares) mediante el cierre de las plantas. El fin no sería otro que beneficiarse -manteniendo unas y cerrando otras- por la vía del aumento de precios.