miércoles 4/8/21

El BCE insiste en que acometerá medidas extraordinarias en breve

La entidad monetaria advierte de nuevo de que "se han registrado primas de riesgo excepcionalmente altas en los precios de la deuda pública de algunos países

El Banco Central Europeo (BCE) ha reiterado que existen riesgos para el crecimiento económico de la zona del euro por una posible intensificación de las tensiones de los mercados financieros. En el boletín mensual de agosto, publicado este jueves, el BCE ha señalado que "el crecimiento económico de la zona del euro sigue siendo débil, en un contexto en el que las tensiones existentes en los mercados financieros y una elevada incertidumbre lastran la confianza y el clima económico".

"Una nueva intensificación de las tensiones de los mercados financieros podría inclinar a la baja el equilibrio de los riesgos para el crecimiento y para la inflación", según el BCE.

La entidad monetaria advierte de nuevo de que "se han registrado primas de riesgo excepcionalmente altas en los precios de la deuda pública de algunos países y la fragmentación financiera obstaculiza el funcionamiento efectivo de la política monetaria".

"Las primas de riesgo relacionadas con temores referidos a la reversibilidad del euro son inaceptables, y han de afrontarse de manera contundente", apostilló el BCE.

Para ello, añadió el BCE, "los responsables de las políticas de la zona del euro han de avanzar con gran determinación en el saneamiento de las finanzas públicas, las reformas estructurales y la construcción de las instituciones europeas".

El BCE dijo que "los gobiernos deben estar dispuestos a activar la FEEF y el MEDE (fondos temporal y permanente de rescate, respectivamente)en el mercado de deuda en caso de que existan circunstancias excepcionales en los mercados financieros y riesgos para la estabilidad financiera, con un condicionamiento estricto y efectivo acorde con las directrices establecidas".

El BCE, "en el marco de su mandato de mantener la estabilidad de precios a medio plazo y en el ejercicio de su independencia en la determinación de la política monetaria, puede llevar a cabo operaciones de mercado abierto en firme del tamaño adecuado para alcanzar su objetivo".

Además, "se atenderá la preocupación de los inversores privados por la preferencia de las deudas", dijo el BCE.

Asimismo, la entidad monetaria señala que "el Consejo de Gobierno podría considerar la adopción de nuevas medidas de política monetaria no convencionales acordes con la necesidad de reparar la transmisión de la política monetaria". En el curso de las próximas semanas, el Eurosistema determinará las modalidades adecuadas de dichas medidas, según el informe mensual.

Peores previsiones de crecimiento

Asimismo, los expertos consultados por el BCE han revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento de la zona del euro para este año y prevén una contracción del 0,3%, frente al 0,2 % pronosticado en mayo, lo que habla a favor de un nuevo recorte de los tipos de interés.

En la encuesta, que el Banco Central Europeo (BCE) realizó entre el 16 y el 19 de julio y publicada también en el boletín mensual, los resultados suponen que las expectativas de inflación para 2012 y 2013 prácticamente no han experimentado variación en comparación con la encuesta anterior, dijo el BCE. En cuanto a la previsión de inflación a más largo plazo, la media se mantiene sin variación en el 2%.

El presidente del BCE, Mario Draghi, explicó la semana pasada que "el consejo de gobierno de la entidad discutió una posible bajada de los tipos de interés, pero decidió que no es el momento adecuado". Algunos expertos prevén que el BCE reduzca el precio del dinero, actualmente en el 0,75%, en su reunión de septiembre.

Además, para 2013, los pronósticos de crecimiento de la zona del euro se han reducido significativamente, en 0,4 puntos porcentuales, hasta el 0,6%. Por lo que respecta a 2014, se sitúan en el 1,4%.

"Los principales factores determinantes de las revisiones a la baja son la intensificación de las medidas de saneamiento presupuestario en algunos países de la zona del euro y la mayor incertidumbre que rodea a la resolución de la crisis de deuda soberana", según el informe.